Zara Larsson sufre parálisis del sueño

La estrella del pop ha confesado que experimenta con frecuencia un trastorno que la lleva a no poder mover su cuerpo a pesar de que su mente está despierta

La estrella del pop ha confesado que experimenta con frecuencia un trastorno que la lleva a no poder mover su cuerpo a pesar de que su mente está despierta.

El intenso ritmo de vida que define el día a día de la joven Zara Larsson, la última gran promesa del mundo del pop, no solo ha tenido como consecuencia que la cantante sufra episodios ocasionales de estrés, sino que también le ha llevado a desarrollar un trastorno conocido como parálisis del sueño, una situación nada agradable que, por desgracia, se manifiesta con demasiada frecuencia.

“Dios mío, es aterrador. Básicamente, te despiertas y no te puedes mover, literalmente. Tu cerebro está activo, pero tu cuerpo todavía no se ha despertado. Es muy raro. Puede que solo dure medio minuto, pero sientes que estás atrapada durante media hora. Me pasa mucho cuando estoy muy estresada, o cuando tengo muchas cosas en mi cabeza”, ha revelado en una entrevista a la BBC.

Larsson no es la primera celebridad que habla abiertamente sobre los efectos que se desprenden de semejante condición, ya que la modelo Kendall Jenner admitía en la última temporada del reality ‘Keeping Up with the Kardashians’ que le aterraba la idea de quedarse dormida al haber experimentado en más de una ocasión los mismos síntomas.

Aunque su carrera artística acaba prácticamente de despegar, la extrovertida artista ya se ha convertido en uno de los principales referentes que tiene el movimiento feminista entre las nuevas generaciones, sobre todo por su carácter combativo a la hora de luchar por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en el ámbito de la industria musical.

“Las estrellas del pop femeninas no pueden ganar, especialmente cuando se trata de ser sexy o no, o si eres dueña de algo o si te están dominando. Por ejemplo, si nos fijamos en Beyoncé, ella está al cargo de su sexualidad, sobre todo en su álbum ‘Lemonade’. Pero cuando actúa con Jay Z, ¿por qué no llevas tú un bañador, Jay?”, se cuestiona en la misma conversación.

La intérprete de ‘Lush Life’ ha querido también, por otro lado, restar importancia a la polémica que generó su amiga Taylor Swift al no acudir -a diferencia de numerosas celebridades- a la multitudinaria Marcha de las Mujeres que se celebró en todo el mundo poco después de la toma de posesión de Donald Trump, aunque entiende necesario que figuras tan destacadas del mundo del entretenimiento promuevan la idea de un “feminismo inclusivo”.