Artista mexicana Carmen Mariscal expone en París “La esposa esposada”

La esposa esposada
La Casa de América Latina de París presentó la primera exposición de “La esposa esposada”, obra de la artista mexicana Carmen Mariscal.

París, 31 Dic (Notimex).- La Casa de América Latina de París presentó la primera exposición de “La esposa esposada”, un juego de palabras que define una instalación artística de fotografías y esculturas sobre la condición de la mujer en el matrimonio, obra de la artista mexicana Carmen Mariscal.

Media docena de fotografías, un pesado vestido de novia realizado con más de mil 500 esposas y dos cofres fabricados con candados destacan en la muestra parisina, que recoge una pequeña parte de un proyecto más amplio en el que participaron algunas mujeres maltratadas o con vidas de pareja rotas.

“Me empecé a preguntar por qué en español se dice esposa para la (mujer) que se casa y también para las manillas que sujetan a un prisionero”, dijo Mariscal a Notimex sobre el origen de su trabajo.

Con esa idea en mente, Mariscal, quien está afincada en Francia desde hace 20 años, fabricó un pesado vestido metálico de novia con un amplio vuelo fabricado con más de un millar de esposas de acero, que destaca como la pieza principal de la instalación.

Luego pidió a 20 mujeres, de distintos países, algunas de ellas miembros de asociaciones de mujeres maltratadas en el matrimonio o víctimas de un exilio forzoso, que se pusieran el vestido y les tomó más de dos mil fotografías.

Una pequeña parte representativa de las imágenes, en especial de mujeres de Pakistán, Francia, Camerún, Costa de marfil y de Siria, se han exhibido en la Casas de América Latina de París.

Tras probarse el vestido, la artista mexicana preguntó a cada una de las mujeres qué sintieron al meterse en la prenda, y les pidió expresar algo sobre el matrimonio.

“Cuando nos metemos en este vestido que es tan seductor nos damos cuenta de que también es una atadura”, comentó Mariscal sobre una de las reacciones que obtuvo de las participantes, las cuales experimentaron desde una fascinación inicial, a un fuerte rechazo por la prenda.

Algunas mujeres que posaron aparecen con el rostro cubierto por su deseo de anonimato. Una de ellas, de origen sirio, se agachó en el vestido al que definió como una barrera de protección. Otra comentó que se sentía como bajo un “burka”.

“Después de haber escuchado a todas estas mujeres lo que me mueve, me interroga, lo que me inquieta, son esas situaciones en las que las mujeres no tienen ni voz ni voto de su propio destino y no pueden ser dueñas de su propio destino”, dijo Mariscal, al comentar los abusos sufridos por algunas de las mujeres que retrató.

Esta exposición “confirma la postura de una mujer artista sensible y comprometida en las múltiples vías de una causa femenina que aborda con un dulce radicalismo”, señaló la curadora de la muestra, la experta francesa en arte mexicano, Christine Frérot.

La instalación, que inicia cuando Mariscal recibió el vestido de novia de su bisabuela y que termina con la fotografía de una mujer, cuyo rostro ha sido sustituido por un espejo que invita al participante a interrogarse en él, gira en torno al “matrimonio como una prisión”, comentaron medios franceses.

“Yo creo en el matrimonio, yo creo que realmente puede ser un espacio maravilloso para el desarrollo de dos personas y de construcción, siempre y cuando sea un espacio de libertad, de respeto y de igualdad”, consideró Mariscal.

En la exposición también se mostraron varias esculturas realizadas con cerrojos, entre ellas varios cofres pesado realizados, dos de ellos, con miles de pequeños candados de colores, que forman parte de otro proyecto artístico más amplio.

La idea fue tomada por Mariscal de los candados que los enamorados colgaron durante años de los puentes parisinos sobre el Sena y que resulta “chocante” para la artista.

Carmen Mariscal es mexicana, vive y trabaja en París desde 1999, en donde es reconocida por sus instalaciones en las que suele privilegiar el uso de la fotografía, el video y el escultura.

Gran parte de su trabajo artístico “está ligado a la investigación de la condición femenina en sus dimensiones de fragilidad y alienación, así como a su historia familiar que aborda estudiando la memoria de los objetos”, resaltó la curadora de la muestra parisina, Christine Frérot.

“La biografía de las mujeres es la obra de Carmen Mariscal”, declaró por su parte el director de la Casa de América Latina en París, el intelectual Francois Vitran, quien fue amigo del fallecido Octavio Paz.

Mariscal ha diseñado varias escenografías para el teatro como la que realizó para la puesta en escena de la obra “Grito/Je crie” de la dramaturga mexicana Ximena Escalante.

La muestra en la Casa de América Latina de la capital francesa cerró con éxito este diciembre y es la primera que Mariscal expone en la célebre mansión del barrio de Saint-Germain.

La artista desea exponer todas las obras realizadas en el proyecto de “La esposa esposada”, y que la instalación sea exhibida también en México.