Cinta “La incertidumbre” busca generar el diálogo sobre el abuso sexual

La incertidumbre
Haroldo Fajardo pretende transmitir emociones con “La incertidumbre”, donde trata temas delicados como el abuso sexual y la violencia. Foto: Twitter.

México, 19 May (Notimex).- El cineasta Haroldo Fajardo pretende generar el diálogo entre el público y transmitir emociones con “La incertidumbre”, su segundo largometraje, en el que trata temas delicados como el abuso sexual y la violencia.

“Creo que las películas no tratan de dar mensajes o de aleccionar. En esta cinta, que se exhibió recientemente en la Cineteca Nacional de Guadalajara, busco que el público se abra al diálogo y haya discusión posterior a la proyección”, comentó a Notimex.

En la historia “Gerardo”, quien toca en una banda, es invitado al Festival Interferencia, que es el más importante en México. A partir de eso empieza a conocer y a distraerse por esa pequeña fama, por lo que cae en ciertas distracciones que lo llevan a excederse de alguna manera.

El filme nació después de 2015 basándose en el corto “Historia mínima de la noche”, que hizo previamente, pues el realizador se empezó a preguntar ciertas cosas sobre los mismos personajes.

“No es la misma historia, pero digamos que es la consecución de un acto de violencia, un abuso y a partir de ahí quería buscar e indagar un poco más sobre esos personajes”.

El director prefirió dar prioridad a las causas que llevaron a cierto personaje a cometer un acto de violencia, así se fue desarrollando ese largometraje.

“La incertidumbre” es la segunda película de Haroldo Fajardo, la primera llamada “No hay nadie allá afuera”, la hizo en 2012, y se estrenó en el Festival de Morelia en aquel año precisamente, la cual, dijo, hizo desde la ingenuidad e inocencia.

En cambio considera que la segunda la creó con más conciencia, con más profesionalismo, con una búsqueda mucho más real y profunda respecto a lo que se quería contar.

Fajardo siempre disfruta estar en el set de grabación, para él es el espacio más cómodo, aunque lo que más sufre hacer es escribir, ya que le cuesta mucho trabajo.

“Al recoger imágenes siempre estoy dudando si lo estoy haciendo bien o no, pero finalmente cuando llega el momento de editar y enfrentarte al material, para ver qué hiciste y cómo lo hiciste, gozo cuando encuentro la manera de resolver este tipo de cosas”.

Trabajar de forma independiente le permite darse muchas libertades, como por ejemplo el filme paró sus grabaciones entre tres y cuatro meses por cambios en el equipo y cuestiones financieras.

Esto último se debió a que se les acabó el dinero a la mitad del rodaje, “algo que ya sabíamos que iba a pasar, pues los recursos solo alcanzaban para seis días y necesitábamos para 10”, refirió.

La cinta se estrenó en el Festival de Cine de Guadalajara y desde hace un año está disponible en todo México y Estados Unidos a través de la plataforma digital.