Difícil, hacer cine de contenido social en México Mariana Rivera

Mariana Rivera
Hacer cine de contenido social no es tarea fácil, porque nunca hay recursos suficientes, aseguró la cineasta Mariana Rivera.

México, 14 Abr (Notimex).- Hacer cine de contenido social no es tarea fácil, porque nunca hay recursos suficientes, por eso casi todo mi trabajo es independiente, aseguró la cineasta Mariana Rivera.

“Apenas pude realizar ‘Mujer, se va la vida, compañera’ con presupuesto ligeramente holgado; la recompensa es el espacio de convivencia y el diálogo que se genera con el espectador en cada exhibición”, señaló la también antropóloga en entrevista con Notimex.

Porque el cine tiene el gran poder de llevar más lejos cada historia que aborda, y porque conlleva una narrativa creativa capaz de conmover a todo tipo de espectador, la cineasta y doctora en Antropología intenta incidir y aportar una semilla para la difusión de la realidad que toca vivir a los mexicanos de hoy, una realidad cruda que pesa y duele. Un México poco difundido en cine.

Sus cintas no surgen de un día a otro. El cine documental y la antropología son procesos de largo aliento, de muchos años de conocer y convivir con la gente y ganar su confianza para poder hacer un cine colaborativo en el que ellos aportan la necesidad de querer decir algo. “Así se generan relatos cercanos, sensibles y creíbles, pues vienen de la realidad”.

La especialista explicó que el origen de sus dos pasiones, el cine y la antropología, así como la seguridad de tener un posicionamiento político y la inquietud personal por difundir los problemas que afectan la vida del México actual, la han llevado a realizar largometrajes y documentales de corte eminentemente social.

Ella fusiona su trabajo de investigación antropológica con su quehacer cinematográfico. Tiene varios trabajos documentales que hablan de tejido social y memoria, y su primer largometraje fue un documental sobre mujeres muralistas en prisión. “Ahora desarrollo un largometraje sobre desaparición forzada en Michoacán, con mujeres organizadas”.

Su faceta antropológica la lleva a contar historias que son necesarias de difundir para que se conozcan, para poner a la vista del público a esos personajes, admirables por su valor y por la fuerza que tienen en la lucha social, que protagonizan cada historia individual o colectiva. Sus documentales abordan sus temas de estudio, pero también coyunturales.

Rivera manifestó que son coyunturales en tanto que son cosas que suceden. Por ejemplo, parte de su documental “Mujer, se va la vida, compañera”, que actualmente recorre diversos foros de la Ciudad de México en exhibiciones gratuitas, contiene escenas del sismo de 2017, que tuvo lugar mientras se rodaba ese filme; fue un tema que solito se añadió.

Es decir, va tomando lo que va viviendo, lo que le va llegando y lo que va afectando a la sociedad. Pero también es parte de una tradición personal en la que busca incidir a través de su trabajo. “Lo hago desde lo personal, pero de manera colectiva podemos tocar más temas, conocer más personajes y llegar a más espacios para un mayor público”, añadió.

“Mujer, se va la vida, compañera” se lleva, lo mismo que sus otras películas, a espacios públicos, sobre todo a los barrios y colonias donde son solicitados. “Hay que acercarse a ese documental con el ánimo de conocer al verdadero México, con todos sus problemas y carencias, y con el deseo de conocer la música del ‘rolero’ León Chávez Teixeiro”, dijo.

Chávez Teixeiro, músico, compositor y cantante mexicano radicado en Londres, Inglaterra, es amigo de Mariana Rivera y de su compañero de vida y productor del documental, Josué Vergara. Ambos mantienen una relación muy estrecha con él, quien desde siempre les ha contado historias fabulosas que vivió en los años 60, 70 y 80 en la Ciudad de México.

“Sus canciones hablan de personajes anónimos de la ciudad. Le canta al proletariado, al campesino y a las mujeres. Aunque somos de generaciones distintas nos tocan mucho y nos llegan porque tienen un gran valor histórico. El documental retoma sus canciones y a través de su música, buscamos a los personajes que habitan en sus canciones”, concluyó.