Busca Marbeya Sound adentrar al oyente en un mantra musical con CD

México, 16 Oct. (Notimex).- Para crear el sonido de Marbeya Sound, Abraham Dichi y Alan Rabchinsky se remontaron a la década de los setenta y el resultado fue un disco que además transporta a quien lo escucha, al interior de una secuela fílmica.

“No fue intencional, pero definitivamente esa es la estructura del sonido, fue algo más emocional”, apuntó Dichi en entrevista con Notimex sobre la perspectiva de su álbum debut “Colonies”.

A pesar de tener una trayectoria de cinco años, el dueto recién lanzó su primer disco, pues trabajó por más de tres años en la producción de todos los temas y uno más en la post producción y edición.

Una de las características de este material es la duración de las canciones, que pueden ir de los dos minutos hasta los 14, que en palabras de Rabchinsky, fue para adentrar al oyente en una especie de mantra musical.

“Quisimos meternos en ese tipo de modalidad, de canciones largas que se metían en ese mantra, creamos un pasaje de meditación, por eso se hicieron los ?tracks? más cortos”, subrayó.

Marbeya Sound además de las consolas, se apoya en el sonido de los instrumentos en vivo, pues sus integrantes buscaron hacer una mezcla entre lo electrónico y lo acústico que culminó en un “collage” musical enriquecido con el sampleo personalizado. Este disco además tiene influencias de sonidos de décadas de los 70 y 80.

Para presentar su disco, Marbeya Sound ofrecerá un concierto el próximo jueves en el Pasagüero, de la Ciudad de México, donde el dueto lucirá además un espectáculo lleno de visuales.

“Colonies” está disponible mediante descarga digital y a través del sello discográfico creado por el dueto, Fourplanes.com

Marbeya Sound nació de la tendencia subyacente de música electrónica que fluía por la Ciudad de México. Dos músicos que encontraron un gusto en común en el lobby de un hotel de Acapulco.

Una colección de sintetizadores de la era soviética, recolectados durante viajes a centro y Sudamérica por ambos músicos, crearon una estética única para Marbeya.
Inspirados también por las nociones de espacio y agua, elementos que marcaron su contexto inicial antes de llevar el proyecto a la Colonia Roma, en la Ciudad de México.