Rivera y Sosa, beisbolistas latinos favoritos para Cooperstown

Cooperstown
El lanzador Mariano Rivera y el bateador Sammy Sosa, encabezan la legión de beisbolistas latinos para ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown en 2019.

Nueva York, EUA., 6 Dic (Notimex).- El lanzador panameño Mariano Rivera y el bateador Sammy Sosa, encabezan la legión de beisbolistas latinos para ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown en 2019.

En la boleta figuran ocho peloteros originarios de América Latina, además de Rivera y Sosa, están Edgar Martínez, Omar Vizquel, Manny Ramírez, Miguel Tejada, Freddy García y Plácido Polanco, reportó el sitio MLB.com.

Mariano Rivera, nacido en Panamá, es el gran favorito entre los elegibles de esta ocasión y el más sobresaliente entre los 20 ex peloteros de todas las nacionalidades que se estrenan en esta oportunidad.

El panameño es el pitcher con más juegos salvados en la historia con 652, al destacar en su repertorio de lanzamientos la mejor recta cortada en Grandes Ligas. De las 18 temporadas en las que fue utilizado exclusivamente como relevista, siempre con Yanquis de Nueva York, Rivera tuvo efectividades por debajo de los tres puntos en todas, menos en una.

Por eso dejó 2.21 de promedio de carreras limpias y su efectividad de 205 es la mejor de todos los tiempos en la Gran Carpa. Tiene 96 encuentros disputados en postemporadas, con una efectividad de 0.70, balance de 8-1 y 42 salvamentos más.

En la lista, destaca el puertorriqueño Edgar Martínez, quien llega a su décima y última oportunidad de conseguir la ansiada placa en Cooperstown.

Martínez es uno de los bateadores más avezados en su generación, con 2.247 hits y 309 jonrones, 1.261 carreras empujadas, con promedios de .312/.418/.515, sus dos títulos de bateo, sus dos lideratos en biangulares y sus cinco campañas sobre 1.000 puntos de OPS prueban su consistencia al bate.

El paracorto venezolano Omar Vizquel es uno de los candidatos más polarizantes en esta elección. Con 11 Guantes de Oro, casi 3.000 hits, más de 400 bases robadas y 1.445 carreras anotadas en 24 temporadas. Apenas cometió 183 errores en más de 2.700 juegos.

Manny Ramírez, originario de República Dominicana, debería ser un miembro indiscutible de Cooperstown, si se tratara solamente de sus brillantes números, que incluyen 555 vuelacercas y promedios de .312/.411/.585, con 1,831 carreras remolcadas.

A su carácter, que le llevó a protagonizar polémicos episodios en más de una ocasión, se unieron sus reiterados problemas con la política antidopaje de Grandes Ligas, fallando los exámenes en dos oportunidades.

El también dominicano Sammy Sosa, emblema de los Cachorros de Chicago, jamás falló una prueba antidopaje y en su contra existen menos pruebas que las levantadas contra Barry Bonds, Rogers Clemens y Manny Ramírez.

Sosa bateó 609 cuadrangulares, llevo 1.667 carreras al plato y es uno de los dos peloteros en la historia de las Grandes Ligas con cuatro temporadas consecutivas sobre los 50 bambinazos, así como el único con tres temporadas por arriba de los 60.

Mark McGwire es el otro toletero con cuatro cosechas corridas sobre el medio centenar de jonrones, pero en su último intento para entrar al Salón de la Fama apenas consiguió 12 por ciento de los votos y quedó eliminado de la contención, al agotar sus 10 chances.

Sosa no alcanzó el 8 por ciento en 2018, cuando apareció en el proceso por sexta oportunidad. Al igual pasa con Ramírez y pasó con McGwire, su opción parece reducirse a medida que el tiempo pasa.

El infielder dominicano Miguel Tejada ingresa a la papeleta por primera oportunidad, pero corre el riesgo de sufrir el mismo destino que sus connotados compatriotas envueltos en versiones sobre sustancias prohibidas.

Durante seis temporadas, entre 2001 y 2006, disputó los 162 juegos de su equipo, y en total acumuló 307 bambinazos y 1.302 remolcadas.

El derecho Freddy García es uno de los mejores lanzadores venezolanos de todos los tiempos en las Grandes Ligas y se retiró como el pitcher más ganador de su país, con 156 lauros en 15 temporadas.

García tuvo momentos brillantes. Llegó a tener el récord de victorias en una temporada entre sus connacionales, con 18, y en 2001 fue líder en efectividad e innings lanzados en la Liga Americana, el primero de sus paisanos en conseguir tales cosas en alguno de los circuitos.

En la Serie Mundial de 2005 conquistó el título con Medias Blancas de Chicago.

El dominicano Plácido Polanco fue utility de los Cardenales de San Luis, y pasó de una a otra posición, luego con los Filis de Filadelfia y se consolidó como el muy productivo camarero de los Tigres de Detroit. Luego de 16 campañas de servicio, llega a su primera selección de Cooperstown.

Polanco vivió su mejor momento en 2006, cuando fue el Jugador Más Valioso en la Serie de Campeonato de la Americana y era una de las figuras de los bengalíes que asistieron a la Serie Mundial.

Asistió a dos Juegos de Estrellas y obtuvo tres Guantes de Oro, con cinco temporadas sobre .300 puntos. Pero aunque anotó 1.009 carreras y largó 348 dobles, con .297 de promedio de por vida, sus cifras no parecen suficientes como para superar el primer corte.