Juegos Olímpicos unen al mundo con paz y solidaridad

Juegos Olímpicos
El poder de los Juegos Olímpicos es su universalidad, pues siguen uniendo al mundo entero en una competencia pacífica, expresó hoy el alemán Thomas Bach, presidente del COI. Foto: Twitter.

Lausana, Sui., 25 Jun (Notimex).- El poder de los Juegos Olímpicos es su universalidad, pues siguen uniendo al mundo entero en una competencia pacífica, en cumplimiento a los valores de respeto y solidaridad de Pierre de Coubertin, expresó hoy el alemán Thomas Bach, presidente del COI.

En la celebración del 125 aniversario del Comité Olímpico Internacional (COI), Bach habló de la permanencia de visión y sueños de Pierre de Coubertin, porque han resistido la prueba del tiempo y los valores del olimpismo son tan relevantes ahora como en su inicio.

“En una era de crisis global estamos viendo más aislamiento, más separación, más confrontación y menos cooperación, y la idea revolucionaria de unir al mundo a través del deporte es el enfoque definitorio del Movimiento Olímpico”, expresó.

Bach aseguró que sólo se puede unir al mundo si todos pueden participar y el COI puede cumplir permanentemente esta misión con respeto y solidaridad, y esta última palabra también es parte del corazón de las acciones del organismo.

Por ello, agregó, el COI distribuye 90 por ciento de sus ingresos, unos mil 500 millones de dólares al año, en el desarrollo de los deportes, y cinco mil millones de dólares para respaldar a los atletas y organismos deportivos en el mundo.

Thomas Bach habló de la necesidad de unión mediante el Movimiento Olímpico, al decir que la universalidad de los Juegos Olímpicos sólo puede suceder cuando cada Comité Olímpico Nacional, cada deporte y atleta comparten el mismo respeto y solidaridad.

Para ello, en la misión de la Agenda Olímpica 2020 está el fortalecer y realzar la relevancia de los Juegos Olímpicos en el mundo actual mediante la promoción de valores de paz y solidaridad, que fueron fundamentales en la visión de De Coubertin.

El francés Pierre de Coubertin es el creador de los Juegos Olímpicos de la era moderna, justa deportiva que ha marcado momentos de paz, pero también se ha visto afectada por boicots, siendo los más notorios los de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984.

Thomas Bach insistió en que De Coubertin está presente con sus valores, porque el COI defiende la universalidad, la paz, el diálogo, la diversidad y el respeto, y está en contra de cualquier forma de discriminación en el mundo deportivo.