Titán quiere llegar a la elite en lucha libre mexicana

México, 21 Nov (Notimex).- Una carrera ascendente ha tenido Titán, quien no se conforma y quiere convertirse en una de las máximas estrellas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), para lo cual trabaja día a día.

Aficionado al futbol desde muy niño, deporte que practicó en su natal Guadalajara, conoció la lucha olímpica entre los 15 y 16 años cuando su papá lo llevó a un entrenamiento; dos años después ya estaba sobre un cuadrilátero como gladiador profesional, siempre con el apoyo de su familia.

De visita en Notimex, recordó que durante un entrenamiento se acercó su maestro Gran Cochisse para decirle “‘prepárate, el sábado vas a luchar, con tus mayas y tenis, consíguete coderas y rodilleras’, me quedé impactado, con muchos nervios y debuté como Palacio Negro”.

Poco después llegó su presentación en la Arena Coliseo de Guadalajara con dicho nombre y allá estuvo tres años, antes de venir a la ciudad de México con su compañero Metal Blanco, ahora Tritón; el CMLL le vio cualidades y meses después le cambió el nombre a Titán.

“Siempre me acuerdo de mi inicio, recuerdo que le eché muchísimas ganas, quería lucirme, llamar la atención, no fue en una arena, se puede decir que en la calle, aun así me brindaba, siempre trato de recordar eso, que antes pasaba desapercibido, no sabían ni quién era, ya cuando te piden foto o autógrafo te sientes bien”, indicó.

Ganador de la primera edición del torneo “En busca de un ídolo” en mayo de 2012, se impuso en aquella ocasión a Euforia, quien lo había derrotado en dos luchas previas, y lo hizo “gracias al apoyo de la gente, creo que eso te hace dar el extra”.

Años después llegó el título nacional welter tras vencer a Pólvora, el cual dejó vacante tras una lesión, pero “cuando regresé empecé a agarrar ritmo otra vez, pedí revancha a Averno, la aceptó gané, hasta ahora llevo seis defensas, la última el pasado domingo con Pólvora”.

Una lucha titular es de las más difíciles, advierte, pues “te tienes que brindar al 100 por ciento, es muy complicado. (El domingo pasado) salí noqueado, en un lance que hice él se quitó, me estrellé en la barra de contención”, comentó.

Además de esos logros realizó algo que jamás imaginó, ir a Japón y demostrar su talento en “Fantasticamanía”, donde se sintió bien con su accionar, “siento que a la gente sí le gustó mi trabajo, hice muchos amigos, cuando llegué a Japón ya me estaban esperando”.

Pero no se conforma, va por más, y uno de sus objetivos a corto plazo es jugarse su máscara para conquistar una, y tiene como posibles oponentes A Euforia, Pólvora o Mephisto.

“Me sigo preparando para todas las oportunidades, me encantaría tener una máscara, es lo que más deseo, he defendido mi campeonato, he dado el 100 por ciento en cada lucha y estoy dispuesto a jugarme la máscara, mientras llega el momento entrenar al 100 por ciento”, concluyó.