Ciencia clara y cerveza oscura combinación para la divulgación científica

cerveza
“Ciencia clara y cerveza oscura”, combinación y lema que sirvió para reunir a más de 600 mexicanos, entre investigadores y público en general, en el "Pint of Science".

México, 27 May (Notimex).- “Ciencia clara y cerveza oscura”, combinación y lema que sirvió para reunir a más de 600 mexicanos, entre investigadores y público en general, en el “Pint of Science”, evento internacional al que se sumó el país por segunda ocasión, a iniciativa de científicos, estudiantes y voluntarios.

“Pint of Science” nació en Londres en 2013 como una forma de aportar una forma divertida y amena de hablar sobre ciencia, ya que el punto de reunión son los bares.

En México existe una separación entre ciencia y sociedad, por lo que este festival es una forma de acercar dos mundos que se consideran incompatibles, afirmó Michelle Arredondo Espinoza, una de las organizadoras y promotoras de este encuentro.

Informó que este 2018 participaron en este encuentro 21 países y más de 500 ciudades del mundo de forma simultánea del 14 al 16 de mayo. En México, se realizó en Ciudad de México, Guadalajara, Jalisco, y Mexicalli, Baja California.

Adelantó que para el próximo año buscarán ampliar esta actividad a otras ciudades del país, y que como investigadores interesados en la divulgación de la ciencia buscarán, a través de las convocatorias, apoyo financiero de organismos e instituciones.

Arredondo Espinoza se dijo satisfecha de la participación de casi 60 investigadores de diversas instituciones como las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y Anáhuac, así como el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y los institutos nacionales de Perinatología, de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz y de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco, entre otras universidades.

En Guadalajara participaron especialistas de la Universidad de Guadalajara, del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), del sistema de centros públicos de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la empresa Volabit, por mencionar algunas.

Los expertos participantes en Mexicali pertenecen a instituciones como la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), la empresa Monobits, entre otras.

En entrevista, la doctora en ingeniería destacó que la idea de realizar las charlas de divulgación en un bar, se debe a que éste propicia una ambiente cómodo y relajado. “La cerveza es una bebida que apasiona así que reunir en un solo lugar ciencia y cerveza es un placer”, afirmó.

Además, argumentó que México es un país productor de cerveza artesanal, por lo que era interesante tomarlo como “pretexto” para reformar la divulgación científica. Y, destacó, este gremio ha sido importante para que realicemos este evento sin precedentes.

Explicó que en los bares donde programaron conferencias, se presentaron como asociación civil interesada en la divulgación para presentarles el proyecto y obtener su apoyo.

La meta final, enfatizó, es reunir a personas y conversar sobre ciencia; los bares abren sus espacios y cada asistente tiene la posibilidad de consumir lo que desee o en algunos bares han desarrollado una promoción especial para el evento.
En su opinión, en México existe “una fobia hacia la ciencia” y lamentó que se piense que sólo se desarrolla investigación de vanguardia en países considerados poderosos, porque en nuestro país “se hace ciencia y se hace muy bien”.

Por ello, afirmó que esta propuesta es un grano de arena para acercar la ciencia a la sociedad e insistió: ¿Quién dice que el conocimiento sólo se comenta en las Universidades, o en las bibliotecas con un libro en mano?, ¿Qué tal si ahora se hace en un espacio donde a cualquier persona se le pueda contar?, ¿Por qué no en un bar con un tarro de cerveza?

Con esta combinación de compartir conocimientos científicos y técnicos y beber cerveza, la científica mexicana aseguró que será posible que la ciencia llegue a esos espacios impensables y lo importante es que “quizás nadie se hubiera imaginado que una cerveza y una buena charla científica pueden llevarse muy bien, o que la ciencia no sólo es divertida, y también deliciosamente bebible”.

Comentarios