Diego Schwartzman. EFE/EPA/KIERAN GALVIN.

Londres, 30 jun (EFE).- Tras reponerse de un pésimo inicio, el argentino Diego Schwartzman tuvo la victoria en su mano pero fue incapaz de decidir en el cuarto set y acabó cayendo en segunda ronda de Wimbledon ante el británico Liam Broady (6-2, 4-6, 0-6, 7-6(6) y 6-1).

“El Peque”, cabeza de serie número 12, se preguntará mucho tiempo cómo pudo perder un partido que parecía tener bajo control tras el “rosco” que le endosó a su contrincante en la tercera manga.

El cuarto set lo abrió el argentino con un 3-0 a favor que tenía contra las cuerdas a Broady. Sin embargo, Schwartzman cayó presa de sus propios errores y no podrá culminar la tercera edición consecutiva en que alcanza el tercer partido del Grand Slam londinense, tras 2019, cuando perdió contra el italiano Matteo Berrettini, y 2021, año en el que cayó contra el húngaro Marton Fucsovics.

Tras caer en un juego de desempate muy igualado en el cuarto set, “El Peque” perdió los nervios y pegó un raquetazo a la silla que evidenciaba su desconcentración tras haber perdido una oportunidad de oro.

Y eso que Schwartzman había conseguido reponerse de un muy mal set y medio inicial para imponer su ley frente a Broady. El británico se llevó el primer set y amenazó en el segundo, cuando tuvo dos pelotas de ‘break’ para ponerse con ventaja. Sin embargo, “El Peque” tomó carrerilla y se llevó once juegos consecutivos que le valieron el segundo y tercer parcial, además de los tres primeros del cuarto.

El bonaerense pierde así la ocasión este sábado de meterse en octavos de final de Wimbledon por primera vez en su carrera. Será Broady, 132 del mundo y que entró en el torneo gracias a una invitación, quien se medirá en tercera ronda al ganador del duelo entre el australiano Alex de Miñaur y el británico Jack Draper.