Rebecca Jones, de 65 años, luchó en 2018 contra el cáncer de ovario que le fue diagnosticado, y después de tres meses de tratamiento, logró superarlo. AGENCIA MÉXICO.

Rebecca Jones, de 65 años, luchó en 2018 contra el cáncer de ovario que le fue diagnosticado, y después de tres meses de tratamiento, logró superarlo; sin embargo, ha trascendido que la actriz retomó las quimioterapias.

Según la revista TVNotas, una persona muy cercana a Jones reveló que durante una de sus revisiones periódicas le descubrieron a la actriz una recurrencia, es decir, el regreso del cáncer tras un periodo de disminución o desaparición de los signos y síntomas.

Con respecto a la parte del cuerpo donde le detectaron la enfermedad, el amigo de Rebecca dijo que fue un ovario. “La otra vez fue en el izquierdo y ella nos dijo que le hicieron una cirugía, pero no detalló si le quitaron solo la parte mala o todo. Si se lo hubieran extirpado, sería en el derecho, pero no estoy seguro”, contó.

Al respecto de la reacción de la artista, el íntimo de Jones dijo: “Obvio, le angustió, pero lo tomó con gran entereza, no lloró. Tal vez le ayudó saber que cada vez que le hacen un control de revisión, ese podía ser el resultado. […] Ella siempre ha tenido un carácter muy fuerte, y desde su primer diagnóstico tiene una fortaleza mayor”.

Por otra parte, la fuente manifestó que a pesar de que la artista es una persona hermética, ya le contó a su hijo está situación. “Al primero que se lo dijo fue a su hijo Max, quien, a pesar de la serenidad de su madre, está deshecho […] le da mucho miedo perder a su mamá, le preocupa que ese cáncer sea agresivo. Él trata de inyectarle gran ánimo a su mamá y le dice que saldrá adelante de todo, pero con su papá, Alejandro Camacho, sí se ha desahogado y se ha puesto a llorar”.

Sin embargo, el escenario sería totalmente distinto con su ex. “Ha intentado hablar con Rebecca, pero llevan una relación muy rara de exesposos; de repente están muy bien, se marcan y se echan pláticas muy largas, y de pronto ella no quiere hablar con él, y así es en este momento, Rebecca ha preferido aislarse de él”, detalló.

Finalmente, la persona cercana a la actriz aseguró que ella no desea alejarse de los escenarios con la puesta en escena ‘Busco al hombre de mi vida… marido ya tuve’ pese a su enfermedad, y que no confirmará su estado debido a que no le gusta hablar del tema públicamente.

“Sí, y le dijo al productor de la obra, Antonio Escobar, que quería seguir adelante, y afortunadamente cuenta con su comprensión, pero si se llegara a sentir mal, su papel lo haría su alternante, Luisa Muriel, hija de Alma Muriel. Siempre ha sido muy reservada y para nada quiere que la vean débil. Seguramente negará esta nota para que no empiecen a preguntarle por el tema, porque se pone muy sensible, reacciona un poco exaltada y ya no quiere hablar de eso”, remató.