El INAI ordenó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dar a conocer la información relativa a las denuncias por acoso. FOTO: SEM MÉXICO.

México, junio (SEMlac).- El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dar a conocer la información relativa a las denuncias por acoso, hostigamiento, abuso y agresión sexual presentadas en contra de Pedro Agustín Salmerón Sanginés.

Al resolver un recurso de revisión contra la determinación del Comité de Transparencia de la Máxima Casa de Estudios del país, que negó el acceso de la información a un peticionario, el pleno del organismo resolvió que “la publicidad de la información sobre la persecución de posibles conductas relacionadas con violencia física o moral de género, tiene mayor peso, relevancia e importancia frente al ámbito de privacidad del particular”.

A través de un comunicado, el INAI informó que el comisionado Adrián Alcalá Méndez, ponente del caso, consideró como elemento central para la elaboración de su proyecto, la prueba de interés público sobre la idoneidad de la entrega de la solicitada.

De igual forma, citó que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha manifestado, respecto a este tipo de casos en particular, que “el umbral de protección al honor de un funcionario público, debe permitir el más amplio control ciudadano sobre el ejercicio de sus funciones, porque se expone voluntariamente al escrutinio al asumir ciertas responsabilidades profesionales”.

Pedro Agustín Salmerón Sanginés, historiador, ex aspirante a embajador de México en Panamá y académico de la UNAM hasta enero de 2022, ha sido señalado públicamente por incurrir en prácticas de acoso en contra de estudiantes de la institución.

Sin embargo, frente a una solicitud de información para conocer sobre las denuncias recibidas por estos hechos, la casa de estudios respondió que clasificó como confidencial el pronunciamiento de la existencia o no de las quejas citadas. Además, justificó que Salmerón dejó la UNAM por la terminación de su contrato el 28 de enero del año en curso.

Adrián Alcalá recordó que el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo pronunciamientos públicos respecto al caso de las estas acusaciones, lo que a la postre derivó en que dicha persona ya no fuera nombrada como embajador de México en Panamá, lo que refuerza el interés público por saber sobre la conducta de dicho investigador en su paso por la UNAM.

Por unanimidad, el Pleno del INAI determinó modificar la respuesta de la universidad con el objetivo de favorecer el derecho de acceso a la información en el tema de las denuncias en materia de violencia de género, y le ordenó dar a conocer la información relativa a las denuncias por acoso, hostigamiento, abuso y agresión sexual en contra de Pedro Agustín Salmerón Sanginés.

Violencia y acoso sexual en la UNAM
Adrián Alcalá Méndez indicó que, de acuerdo con información del Panorama Nacional Sobre la Situación de la Violencia en Contra de Mujeres, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las personas que se desempeñan como profesores son actores que indudablemente se encuentran en posibilidad de ejercer violencia en contra de las mujeres al interior de las instituciones académicas, que son los espacios en donde más se verifican este tipo de agresiones.

Agregó que el último informe sobre la implementación del protocolo para la atención de casos de violencia de género de la UNAM revela que, entre agosto de 2016 y agosto de 2020, se interpusieron 1.486 quejas en contra de 1.311 presuntos agresores en esa institución.

En el reporte se destaca que 94,9 por ciento de los agresores fueron hombres, mientras que 98,2 por ciento de las víctimas fueron mujeres; además, 79,2 por ciento de las quejas por violencia de género fueron presentadas por alumnas.

Otro dato relevante del informe es que en el período de referencia se presentaron 1.226 quejas por violencia sexual, de las cuales 23,8 por ciento corresponden a abuso sexual, 23,4 por ciento a hostigamiento sexual, y 21,4 por ciento a acoso sexual.

Seis de cada 10 víctimas tenían entre 18 y 24 años de edad y la mayoría de ellas eran estudiantes de las facultades y escuelas ubicadas en Ciudad Universitaria.