El vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, aseguró que del 100 por ciento de niños, jóvenes y adultos, que realizan su formación sacerdotal, solo el 10 por ciento completa la misión.

Querétaro, 11 mayo 2022.- El vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, aseguró que del 100 por ciento de niños, jóvenes y adultos, que realizan su formación sacerdotal, solo el 10 por ciento completa la misión.

El vicario general indicó que la decisión de desertar su camino al sacerdocio, es la determinación de formar una familia.

Esto, lo señaló en el marco del anuncio del VII Encuentro Diocesano de la Comisión de Vocaciones y Ministerios; que se llevará a cabo el sábado 14 de mayo, en el Seminario Conciliar de Querétaro.

“Del 100 por ciento de seminaristas que entran al seminario, al final de su formación y en la ordenación sacerdotal, está llegando alrededor de un 10 por ciento. El 90 por ciento, por distintas causas a lo largo del proceso van abandonando el seminario. Significa que hay un discernimiento y una conciencia de la vocación”, refirió.

Martín Lara explicó que niños, jóvenes y adultos que quieren ser sacerdotes, acuden año con año a las convivencias vocacionales en junio y diciembre, donde inician su proceso en la Secundaria o Preparatoria.

Argumentó que en promedio, a nivel secundaria, participan hasta 100 niños; a preparatoria, 80; y hasta 30 jóvenes en promedio. Ellos reciben casa, alimentación, educación y los servicios básicos con 80 maestros en el seminario.

Posterior a estos niveles, se ingresan a los Centros Vocacionales, con un año de curso introductorio de discernimiento; 3 años de cursar Filosofía; 4 años de teología y un año de inserción en la vida pastoral, relató Lara Becerril.

“Tenemos nosotros ahora un promedio de ordenación de 5 jóvenes por año. Estos jóvenes son nacidos en las parroquias, crecen en las parroquias y van a servir a las parroquias. Una vez que se ordenan sacerdotes, se les dedica y asigna un ministerio. Dentro de este ministerio, hay sacerdotes que disertan”, explicó.

Al respecto, sostuvo que en lo que va del año, han desertado dos sacerdotes, incluso después de pasar por todos los años de aprendizaje y formación. Para lograrlo, deben enviar una carta al Vaticano solicitando su retiro del ministerio.