La tenista tunecina Ons Jabeur devuelve la bola a la rusa Yekaterina Aleksándrova durante su partido de semifinales del torneo Mutua Madrid Open disputado en la Caja Mágica en Madrid. EFE/ Emilio Naranjo.

Madrid, 5 may (EFE).- La tunecina Ons Jabuer llegó la semana pasada a Madrid con dos objetivos: ver al Real Madrid clasificarse para la final de la Liga de Campeones y plantarse ella en la final de la Caja Mágica. En apenas 16 horas logró ambos objetivos, el segundo tras derrotar este jueves a la rusa Ekaterina Alexandrova por 6-2 y 6-3 en las semifinales del Mutua Madrid Open.

Las seis veces -seis de siete- que Alexandrova había ganado antes a Jabeur, la última el pasado octubre, no pesaron sobre la cabeza de Jabeur, que vive el mejor momento de su carrera y que si gana el título aparecerá el lunes en el séptimo lugar de la clasificación mundial.

La rusa se despide con la satisfacción de haber sido la tercera jugadora en la historia del torneo en llegar a semifinales desde la fase previa. La cuarta jugadora del circuito por número de saques directos (111 en lo que va de año, 20 en Madrid en las rondas previas) no pasó en este partido de uno.

Un intercambio de roturas mediado el primer set dio paso a otra firmada por la tunecina, que ofreció momentos sensacionales, con dejadas de maestra y bolas profundas a la esquina que impidieron a Alexandrova asentarse en la pista. El 6-2 fue rápido, 35 minutos.

En la segunda manga a Jabeur le bastó una rotura, 5-3, para sacar el billete de la final.

Octavofinalista en Miami, finalista en Charleston y cuartofinalista en Stuttgart, Jabeur prolonga su fantástica temporada y optará en la Caja Mágica al segundo título de su carrera, tras el ganado en 2021 en Birmingham. Sobrevivió a la criba de cabezas de serie que habitualmente causa la altura de Madrid y ahora espera rival entre la estadounidense Jessica Pegula, duodécima favorita, y la suiza Jil Teichmann.

Jabeur ya ha cumplido los dos objetivos con los que llegó a Madrid. A finales de mayo estará en París con otros dos: ver al equipo de sus amores ganar la Liga de Campeones ante el Liverpool y repetir en Roland Garros su excelente juego de la Caja Mágica.