Madrid, 5 may (EFE).- El aumento de la población total de vicuñas, un camélido silvestre que habita en los Andes de Perú, Bolivia, Argentina, Chile y Ecuador, estaría entre las causas de la propagación de la sarna sarcóptica en sus poblaciones, según un estudio de investigadores españoles, chilenos y peruanos.

La propagación de la sarna sarcóptica se debe a múltiples factores que interactúan entre sí en estos camélidos, cuya población se ha duplicado en los últimos veinte años, provocando un aumento en la densidad poblacional que habita a más de 3.200 metros de altura en la zona andina, según el trabajo de revisión publicado en la revista Transboundary and Emerging Diseases y liderado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

La sarna está considerada actualmente una panzootia emergente en la fauna silvestre, es decir, una pandemia en los animales debido a la continua transmisión a nivel mundial y la propagación sostenida entre zonas y especies de fauna silvestre.

El estudio reúne por primera vez aspectos epidemiológicos de la sarna sarcóptica -causada por el ácaro Sarcoptes scabiei- y su impacto en las vicuñas (Vicugna vicugna), que apunta al “comportamiento social y gregario” de estos animales como uno de los factores de transmisión directa entre los ejemplares, según un comunicado de la UAM.

El profesor e investigador del Departamento de Ecología de la UAM y coautor del trabajo, Pablo Acebes, señala entre otros de los factores que aumentan el riesgo de contagio que “algunas poblaciones de vicuña compartan hábitats con llamas y alpacas infectadas”.

Asimismo, apunta a que “las vicuñas que vivan en pastizales degradados y que eventualmente puedan competir con especies domésticas” pueden ser más vulnerables a la sarna.

Otro de los aspectos que puede contribuir a la expansión de la enfermedad es la “malas praxis durante la captura y esquila, con animales sometidos a estrés y la aplicación de tratamientos veterinarios incompletos”.

Según Acebes, la transmisión de la sarna puede producirse entre ejemplares de la misma especie, entre vicuña y guanaco (otro camélido silvestre sudamericano) y con sus parientes domésticos, como al alpaca y la llama.

En el trabajo se documenta desde poblaciones mínimamente afectadas a otras que exhiben una prevalencia superior al 60 %, incluso algunas en las que la sarna es la principal causa de muerte.

Según los autores, la sarna se cita más frecuentemente en poblaciones silvestres que son esquiladas siguiendo una técnica de origen incaico (chaccu) y, en menor medida, en poblaciones silvestres no manejadas.

La sarna sarcóptica, también conocida como escabiosis en el ser humano, es una enfermedad cutánea altamente contagiosa que afecta a mamíferos terrestres de casi todo el planeta, causada por el ácaro “Sarcotess scabiei”, cuyas hembras adultas excavan galerías en la piel del hospedador donde deposita los huevos, causando un picor intenso, inflamación, irritación y engrosamiento del tejido cutáneo y pudiendo provocar la muerte en estados avanzados de la enfermedad.

De acuerdo con los investigadores, la sarna sarcóptica se ha documentado en al menos 12 órdenes, 39 familias y 148 especies de mamíferos domésticos y silvestres, lo que convierte a este ácaro en uno de los ectoparásitos más generalistas en mamíferos.

En las vicuñas, la sarna sarcóptica provoca prurito intenso, alopecia y lesiones cutáneas graves en las extremidades, el abdomen, el pecho, las axilas, el perineo y la cabeza.

A la espera de nuevas líneas de investigación, los científicos destacan que, debido a la distribución geográfica de la vicuña, es importante la “literatura gris” en este tipo de investigaciones, es decir, registros inéditos, estudios académicos e informes técnicos de organizaciones medioambientales e instituciones públicas, que generalmente son de difícil acceso y están escritos esencialmente en español.