Una exposición que reúne más de 200 bienes culturales procedentes de 11 museos distintos abrió hoy sus puertas en Seúl con el objetivo de descubrir a los surcoreanos el rostro genuino del imperio azteca. EFE

Seúl, 3 may (EFE).- Una exposición que reúne más de 200 bienes culturales procedentes de 11 museos distintos abrió hoy sus puertas en Seúl con el objetivo de descubrir a los surcoreanos el rostro genuino del imperio azteca.

La muestra, titulada “Aztecas: el pueblo que movió el sol”, estará abierta hasta el 28 de agosto en el Museo Nacional de Corea (NMK) y se enmarca en la conmemoración de los 60 años de relaciones bilaterales entre México y el país asiático.

Tras haber pasado por Europa y haber sido disfrutada por unos 180.000 visitantes, la exhibición llega ahora a Seúl dividida en 5 partes y con un arranque basado en una reproducción de una piedra del sol sobre la que se proyecta un vídeo para intentar explicar la visión del universo que tenían los aztecas.

En la sección sobre la sociedad azteca y su relación con la naturaleza pueden verse reliquias como un brasero con la imagen de la diosa del agua y la fertilidad Chatchiuhtlicue o de Xilonen, la diosa del maíz tierno, ambas piezas pertenecientes al Museo Nacional de Antropología.

Otros nueve museos de Europa aportan también todo tipo de objetos a la exposición, al igual que el Museo del Templo Mayor, que ha traído desde máscaras hechas con cráneos a una enorme estatua de Mictlantecuhtli, el dios del inframundo, o unos pendientes de oro del siglo XVI recientemente descubiertos y que aún no se han expuesto en México.

Otra de las secciones de la muestra, denominada “Tenochtitlan, la ciudad de la prosperidad”, explica los pormenores de la espectacular capital canalizada que dejó boquiabiertos a Hernán Cortés y a sus huestes y desde la cual los mexicas gobernaron, a través de un eficiente sistema tributario, un imperio multiétnico y multilingüe compuesto por cientos de ciudades estado.

En ese sentido, la muestra trata de ofrecer al visitante, condicionado por la imagen de barbarie que promulgó la corona española para justificar la conquista, una visión panorámica y sin sesgos de la compleja y poderosa sociedad que construyeron los aztecas.

“Se trata de compartir lo que hemos descubierto a través de todas las excavaciones arqueológicas y las investigaciones históricas sobre el pasado prehispánico”, contó a Efe Patricia Ledesma, directora del Museo del Templo Mayor, sobre esta exposición que “gira exclusivamente” en torno a la fascinante civilización con la que se toparon en 1519 los españoles en México.

De este modo, la muestra no sirve solo para acercarse a la civilización más poderosa de Mesoamérica, también para entender mejor el México de hoy día, ya que, tal y como recordó durante la presentación de la muestra el embajador mexicano en Corea del Sur, Bruno Figueroa, “los aztecas pueden ser pasado pero su legado vive en México y en cada mexicano a través del idioma o la gastronomía”. EFE