Ciudad de México, 30 abr (EFE).- La Secretaría de Marina (Semar) de México advirtió esté viernes sobre la “alarmante” llegada de sargazo a sus costas caribeñas, que se prevé que sea de 32.000 toneladas.

“La situación actual sí podemos decir que es alarmante, se ubica en una categoría de 8, que corresponde a una denominación de excesivo el sargazo que pudiese llegar”, detalló en conferencia de prensa en Quintana Roo, sureste de México, el secretario de Marina, José Rafael Ojeda, quien presentó el informe Operación Sargazo.

“Lo que esperamos nosotros, o lo que se está monitoreando, presenta una cantidad de 32.000 toneladas. Lo que vamos a tratar de evitar es que llegue a las playas y, si llega, tratar de recolectarlo”, continuó.

El secretario detalló que el lugar con más afectación actualmente es Tulum, con un 40 % de sargazo en sus playas. A continuación playa El Recodo con un 30 %, Puerto Morelos y Cozumel con un 20 % y Majahual con 15 %.

Isla Mujeres, un lugar donde aseguró que no suele llegar el alga, se mantiene limpia.

A pesar de esta preocupante previsión, el titular de la Semar dijo que si esta macroalga continúa su trayectoria en dirección al Golfo de México existe la posibilidad de que su presencia en costas del Caribe pueda ser menor de la esperada.

Según detalló a través de una presentación, en 2022 se han recolectado hasta el momento casi 9.500 toneladas, en acciones tanto de los municipios como de la Semar.

El sargazo preocupa especialmente a las autoridades en los últimos años debido a que los visitantes -el turismo es la actividad económica protagonista en la zona- no pueden bañarse cómodamente en el mar e incluso a veces no pueden acceder al agua.

La macroalga llega al Caribe desde dos fuentes principales: el Mar de los Sargazos, en el Triángulo de las Bermudas, y procedente de una nueva zona, al norte del ecuador terrestre, donde el sargazo se acumula frente a la costa de Brasil para adentrarse posteriormente en el Caribe.

Además, el sargazo en las playas es indicador de contaminación y aumenta el daño causado por la actividad humana en mares y costas caribeñas, en donde hay asentamientos irregulares y un inadecuado tratamiento de aguas negras y grises.