La quinta caravana migrante que partió desde la ciudad de Tapachula, apenas logró avanzar unos 16 kilómetros. FOTO: EFE/Juan Manuel Blanco.

Tapachula (México), 29 abr (EFE).- La quinta caravana migrante que partió este jueves desde la ciudad de Tapachula, fronteriza con Guatemala, apenas logró avanzar unos 16 kilómetros, en unas seis horas hasta la comunidad de Álvaro Obregón, donde fue disuelta por autoridades mexicanas.

Este grupo de unas 200 personas, segundo formado en días consecutivos, encontró con un fuerte despliegue de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y con equipos antimotines de la Guardia Nacional (GN), quienes frenaron su avance sobre la carretera que se ubica paralela a la costa de Chiapas.

“¡Queremos visas, queremos visas!” fue la consigan y petición que manifestaron los extranjeros conforme se acercaron a las fuerzas federales que les pidieron que detuvieran su avance.

Esta caravana de migrantes estaba conformada en su mayoría por mujeres, niños y hombres solos que aceptaron el diálogo y entregarse a las autoridades del INM, para posteriormente ser trasladados a la aduana de Cerro Gordo, donde existen ventanillas para la expedición de tarjetas por razones humanitarias.

Una mujer migrante centroamericana que fue liberada de la estación migratoria Siglo 21, estancia temporal para migrantes no regulares, y quien se unió a esta caravana pidió a las autoridades que les resuelvan su situación migratoria, porque, dijo, “no tienen recursos para pagar hoteles, ni comprar alimentos”.

En tanto, otra migrante de Venezuela indicó que en la estación migratoria no los atendieron, sin embargo, dijo que prefirieron actuar de manera pacífica y decidieron caminar por la carretera costera en busca de atención.

Tras la disolución de la caravana, la delegada del INM en Tapachula, Paola López, dijo a los migrantes que las autoridades estaban en la mayor disposición de llevar vehículos de la institución para trasladarlos al municipio de Huixtla, a la aduana de Cerro Gordo.

Los 200 extranjeros, de diversos países, salieron este jueves en caravana para impulsar su regularización por razones humanitarias y continuar su ruta hacia Estados Unidos.

Esta fue la quinta caravana que se forma en lo que va de año en Tapachula de personas originarias de países como Venezuela, El Salvador, República Dominicana, Colombia, Honduras, Guatemala, Haití, Nicaragua y Cuba.

Este nuevo grupo de personas caminó sin que se registraran actos de violencia, a diferencia de las dos primeras caravanas del año, en la que se enfrentaron migrantes y autoridades.

Las otras cuatro caravanas conformadas desde enero hasta abril, la última se formó y se desintegró el miércoles, fueron disueltas por la autoridad luego de que los extranjeros obtuvieran acuerdos con el ente migratorio.

México deportó a más de 114.000 extranjeros en 2021, de acuerdo con datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación del país.

Además, la Comar recibió un récord de 131.448 solicitudes de refugio en 2021. De estos peticionarios, más de 51.000 son haitianos.

El INM de México informó recientemente que desde el 1 de enero y hasta el 13 de abril de este año interceptó a 115.379 migrantes, de los cuales un 15 % eran menores de edad, principalmente de naciones de Centroamérica.

Mientras que en el año fiscal 2022, que arrancó el 1 de octubre de 2021, ya se han contabilizado 1.060.094 encuentros de migrantes en la frontera sur estadounidense, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).