La ultraderechista Marine Le Pen apostó este miércoles por "una aproximación" de la OTAN con Rusia tras el final de la guerra en Ucrania. FOTO: EFE/EPA/YOAN VALAT.

París, 13 abril (EFE).- La ultraderechista Marine Le Pen, candidata a la Presidencia francesa, apostó este miércoles por “una aproximación” de la OTAN con Rusia tras el final de la guerra en Ucrania para prevenir una “unión estrecha” entre Moscú y China.

“Hay que interrogarse sobre el papel de la OTAN después de la caída del Pacto de Varsovia, por eso, después de la guerra en Ucrania, me pronunciaré por una aproximación entre Rusia y la OTAN, que es además del interés de Estados Unidos”, dijo Le Pen, que disputa a Macron las elecciones del 24 de abril.

En una conferencia de prensa dedicada a su programa sobre política exterior y de defensa, Le Pen recalcó su postura a favor de que Francia abandone el mando integrado de la OTAN.

“Escucho que Finlandia y Suecia quieren entrar en la OTAN, escucho que hay temor a que Francia deje de estar comprometida con la Alianza. Quiero disipar cualquier malentendido: quiero volver a la política de 1966 a 2009 (cuando Francia estuvo fuera del mando militar de la OTAN). Eso no implica una sumisión a Moscú”, agregó.

Respecto a la pertenencia de Francia a la UE, aseguró querer mantenerse en el bloque, pero “reformándolo desde dentro”, retirando competencias a la Unión para devolverlas a los Estados miembros creando “una alianza de naciones soberanas”.

“Repito, no es mi plan salir de la UE, pero muchos preveían un cataclismo para el Reino Unido (tras el brexit) y no ha sido así para nada”, insistió.

Le Pen reiteró que su plan es reforzar las relaciones bilaterales más que las multilaterales. “Macron es el único que cree en la soberanía europea”, agregó.

Entre los asuntos abordados, destacó la relación con China que le gustaría entablar y con la de Alemania, considerada junto a Francia el motor de la UE.

“No albergo ninguna hostilidad hacia la nación alemana”, aclaró Le Pen, quien, no obstante, asumió que hay “discrepancias” estratégicas con Berlín como sobre su visión de la OTAN o en política energética.