Fotografía de archivo de la entrenadora de México, Mónica Vergara. EFE/ José Méndez.

Ciudad de México, 21 mar (EFE).- Mónica Vergara, seleccionadora del equipo femenino de México, aseguró este lunes que para ella el 8 de marzo, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer, significa “regresar a lugares que duelen”.

“El 8 de marzo es regresar a lugares que duelen, que muchos ya se han sanado y otros que se trabajan para tener una realidad diferente”, explicó en su participación en el festival “Tu Cancha la Eliges Tú FEST” organizado por la Federación Mexicana de Fútbol.

Vergara abrió la jornada de 11 sesiones con la plática “Abriendo las puertas para mí y para otras mujeres”, en la que habló de lo que tuvo que pasar para convertirse en enero de 2021 en la primera mujer en asumir como seleccionadora del cuadro de mujeres de México.

“Me encantaría que no se conmemorara nada porque me lleva a esta parte de la historia que me gustaría que muchas mujeres no hubieran pasado. Es súper grato ver la lucha, la valentía que viene de atrás para que haya igualdad y estas nuevas generaciones vivan unas realidades distintas a épocas y generaciones atrás”, añadió la exfutbolista.

Vergara, quien fue seleccionada mexicana en el Mundial 1999, aseguró que le tocó crecer “rompiendo tabúes y creencias” en su carrera como jugadora, que se inició a los 10 años cuando entró a una escuela en la que se formó.

“No había espacios para que la mujer pudiera practicar fútbol, me tocó hacerlo con niños, yo era la única mujer, pero siempre rodeada por mi familia y amigos que han sido ese motor para hacer todo lo que pasa por mi cabeza. Ellos me llevaban a que practicara fútbol con mi hermano. Al fútbol lo conocí y practiqué a una edad temprana en una escuela en la que lo hacía de forma disciplinada”, dijo.

La ganadora de tres medallas como futbolista en los Juegos Panamericanos reveló que en sus primeros años de carrera se rebeló a los comentarios machistas de los padres de sus compañeros de equipo y de sus rivales.

“Los comentarios vienen de que la mujer se tiene que quedar en casa para hacer el quehacer, ayudar si tienes un hermano menor. La mujer tenía una función específica en la sociedad y cuando jugaba fútbol debía demostrar que la mujer puede hacerlo y hacerlo bien”, sentenció.