El piloto español de Ferrari Carlos Sainz en una foto de archivo. EFE/Alejandro García.

Madrid, 11 mar (EFE).- El español Carlos Sainz volvió a demostrar que, por sensaciones y sin conocer a ciencia cierta el programa de cada equipo, Ferrari está realizando una buena pretemporada y finalizó con el mejor tiempo (1:33.352) un segundo día de pruebas en el circuito de Shakir (Baréin) en el que Alpine rodó 111 vueltas, pero sufrió otro contratiempo que le hizo perder una hora.

El francés Esteban Ocon detuvo el coche “por precaución”, según explicó el equipo en sus redes sociales, a falta de una hora y 38 minutos para acabar la sesión. Los mecánicos trabajaron en la parte del motor del monoplaza y pudo salir a pista con 32 minutos aún para el final.

La parte buena para Alpine, que estrenó la decoración rosa que utilizará en las dos primeras carreras del calendario, tras sufrir también problemas el jueves con Fernando Alonso al volante, es que pudo volver a pista para acabar completando 111 giros entre la sesión matutina y vespertina. El español será el encargado de exprimir el coche este sábado en el último día de test a una semana del inicio de la temporada.

Carlos Sainz lideró la tabla de tiempos y confirmó las buenas sensaciones de un Ferrari que durante el primer día puso en segunda posición. Su compañero, el monegasco Charles Leclerc, rodó 54 vueltas, siete menos que Sainz.

En segunda posición finalizó el neerlandés Max Verstappen, vigente campeón del mundo de Fórmula 1. El piloto de Red Bull se quedó a siete décimas del español, con el que tuvo un pique en el que se adelantaron en tres curvas diferentes, pero levantando a conciencia ya que en el primer sector fue más rápido.

El canadiense Lance Stroll volvió a poner al Aston Martin en las posiciones punteras, aunque se quedó parado a falta de siete minutos para concluir la sesión. El jueves finalizó cuarto y este viernes tercero, justo por delante del siete veces campeón Lewis Hamilton, quien volvió a sufrir para poner su Mercedes en la trazada correcta.

Un compatriota suyo, el británico Lando Norris, demostró la parte buena y la mala de su McLaren. Marcó la velocidad punta más alta en recta, pero a la vez sufrió por problemas de frenos durante todo el día. Un Norris que rodó debido a que su compañero, el australiano Daniel Ricciardo, se encontró “indispuesto” esta mañana, según informó el equipo.

La gran novedad del segundo día de pruebas fue el regreso del danés Kevin Magnussen. Tras un año fuera de la F1, vuelve a Haas para sustituir al ruso Nikita Mazepin, que dejó su asiento debido a las sanciones a inversores rusos por la invasión de este país a Ucrania.