López Obrador insistió este martes, Día Internacional de la Mujer, en que en el movimiento feminista mexicano hay una "infiltración" de "grupos conservadores" y contrarios a él. FOTO: EFE/Mario Guzmán.

Ciudad de México, 8 mar (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, insistió este martes, Día Internacional de la Mujer, en que en el movimiento feminista mexicano hay una “infiltración” de “grupos conservadores” y contrarios a él.

“Hay infiltración en el movimiento feminista, en general, de grupos conservadores. Y es también una paradoja de que de repente los más retrógrados, los que nunca han defendido los derechos de las mujeres, nunca, se conviertan en feministas”, apuntó el presidente en su rueda de prensa diaria desde el Palacio Nacional.

El presidente hizo estas declaraciones cuestionado por un periodista sobre una acción de colectivos feministas anónimos este lunes en el que volaron un zepelín por el centro de la Ciudad de México denunciando la violencia contra la mujer en el país.

“¿Si tienen dinero para un globo? Tienen dinero para esto y para más. Pero eso no es problema, que pongan globos y contraten granjas de bots para que aparezca en las redes”, remarcó.

En líneas generales, continuó el presidente, los opositores tienen “el propósito de dañarnos, de afectarnos”.

“Quieren mostrar que hay inestabilidad política, que es un país en llamas. Entonces andan buscando casos espectaculares”, agregó López Obrador.

Citó el reciente escándalo que involucró a un contratista de Petróleos Mexicanos (Pemex) y a su hijo mayor, pero dijo que todas estas acusaciones perdían su fuerza con el “sentido común”.

“Sí, es una política golpista, porque es ir desacreditando a los gobiernos que ellos consideran contrarios a sus intereses”, dijo.

Posteriormente, afirmó que se garantizaría en la marcha del 8M el “derecho de manifestación”.

Aunque este lunes pidió a las mujeres marchar “sin violencia” y adelantó que tenían indicios de que varios contingentes estaban preparándose para una protesta violenta, con “sopletes” y “bombas molotov”.

DEFIENDE EL PAPEL DE LA MUJER

Antes de denunciar esta “infiltración”, el mandatario -que ha sido muy criticado por activistas- aseguró que en su Gobierno se está a favor de la igualdad “en todos los planos”.

“No queremos ni hombres ni mujeres en la pobreza, que es lo que más que nos importa, el que se pueda combatir la desigualdad económica y social que padecemos y que afecta a hombres y a mujeres. Ese es el centro de nuestra preocupación y nuestro quehacer público”, apuntó.

Destacó que su Ejecutivo es el que tiene “más participación de las mujeres en la historia”, y algo parecido sucede en el Poder Legislativo.

“Se está avanzando también en el Poder Judicial, ahora ya hay cuatro ministras, nunca había habido tantas mujeres también en la Suprema Corte de Justicia, pero lo más importante es seguir avanzando en lo social”, agregó.

“Yo mismo soy lo que soy por mi mamá”, reflexionó hacia el final de su intervención López Obrador, que calificó su familia como un “matriarcado”.

El Gobierno registró 1.004 víctimas de feminicidio en 2021, como se tipifica el asesinato motivado por violencia de género, un 2,66 % más que en 2020.

Al sumar las 2.747 víctimas femeninas de homicidio doloso, un total de 3.751 mexicanas murieron asesinadas el año pasado, lo que representa más de 10 al día.