Claudia Sheinbaum. EFE/ Sáshenka Gutiérrez.

Ciudad de México, 8 mar (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y las mujeres de su Gobierno criticaron hoy “el neoliberalismo” y el “conservadurismo” en la conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

“No debemos olvidar que es fundamental, básico, luchar por la igualdad económica y social. Luchar en contra de la opresión, luchar en contra del racismo, del clasismo, de la discriminación”, manifestó López Obrador en el evento en el Palacio Nacional.

Mientras fuera del recinto activistas iniciaban sus protestas y escribían “México feminicida” en las vallas que el Gobierno colocó para proteger Palacio Nacional, también residencia del presidente, López Obrador organizó un evento arropado por las mujeres del oficialismo.

El mandatario destacó los avances políticos de su Gobierno, como un gabinete paritario, el nombramiento de tres mujeres para la Suprema Corte, la designación de la primera gobernadora del Banco de México (Banxico), un Congreso paritario y la elección de siete gobernadoras estatales.

“Como México no hay dos en América en cuanto a participación de las mujeres en cuanto a decisiones públicas. No hay otro país en toda América con tantas mujeres en puestos de administración o en puestos de representación política”, sostuvo el presidente.

Horas antes, el mandatario causó polémica por insistir en que “el conservadurismo” ha “infiltrado” el movimiento feminista en México, donde hoy él espera que haya manifestantes con sopletes, marros y bombas molotov que intenten dañar el Palacio Nacional y la Catedral.

Por ello, las autoridades desplegaron a cientos de agentes y colocaron muros metálicos en el centro histórico de la capital, donde las mujeres han comenzado a manifestarse y realizar pintadas en las vallas.

“No es feminista el uso de la violencia, no se puede usar la violencia para convencer de una causa, la violencia es esencia machista”, declaró Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de Ciudad de México.

Sheinbaum, que también criticó el “neoliberalismo”, comenzó su discurso agradeciendo “la labor primordial” de todas las mujeres de México, desde las trabajadoras del hogar a las mujeres indígenas, las policías o aquellas de “pueblos originarios que lucharon contra la invasión española”.

Asimismo, Sheinbaum glosó las afirmaciones del presidente mexicano al denunciar que “el conservadurismo es justamente el que está cargado de misoginia, racismo y clasismo”.

“Quienes pagan campañas de calumnias porque quieren regresar al México donde unos pocos tienen control y se beneficiaban de los recursos públicos son los que se quieren apropiar falsamente de la demanda de erradicación de la violencia hacia la mujer”, manifestó.

Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) de México, también resaltó el papel de las “mujeres de la transformación”.

La funcionaria argumentó que 57 % de los recursos de programas sociales del Gobierno van a las mujeres.

“Son apuestas transformadoras que buscan revertir los efectos nocivos de los años de políticas neoliberales que impusieron el imaginario de un individuo que no necesita de los demás”, dijo.

La diputada oficialista Andrea Chávez también criticó a “aquellos que acaban de descubrir esta lucha de siglos y la utilizan como herramienta de golpeteo electoral”.

Victoria Rodríguez Ceja, gobernadora del Banco de México nombrada por el presidente, destacó que solo en Australia un banco central tiene una integración con mayoría de mujeres, como en México.

“México es de las pocas economías que confían el poder adquisitivo de su moneda a un órgano colegiado en donde las mujeres son mayoría. Vale la pena reflexionar sobre cómo la evolución de nuestra sociedad ha producido la actual configuración de nuestra Junta de Gobierno”, señaló.