Madrid, 8 mar (EFE).- Los diseñadores tienden a simplificar el armario de la mujer, no cree en las temporadas, prefiere piezas femeninas y con carácter, de ahí que en el Día de la Mujer los vestidos y las piezas versátiles hayan sido el plato fuerte en las colecciones de la firma The Second Skin Co. y del diseñador Juanjo Oliva presentadas en Madrid.

Antonio Burillo y Juan Carlos Fernández, directores creativos de la firma The Second Skin Co. que triunfa en Hollywood, llevaron a Madrid es Moda una colección protagonizada por vestidos coloristas y con siluetas estructuradas.

Rosas, amarillos, blancos, verdes, marrones y tonos flúor tiñen prendas estructuradas, con un estudiado patronaje y amplios volúmenes, así como siluetas más fluidas.

El vestido vuelve a ser protagonista, seña de identidad de la firma, de la que han salido prendas para Jennifer Lopez, Hailee Steinfeld, Petra Nemcova, Zendaya o Jessica Biel, creaciones que hablan de romanticismo.

En este Día de la Mujer, Juanjo Oliva quiso rendir homenaje a las mujeres con una colección de vestidos, esbeltos y elegantes, en la que no faltó un diseño morado, el color que representa el movimiento feminista y que se remonta a los inicios del mismo, concretamente a 1908, momento en el que las sufragistas inglesas eligieron el morado -junto al blanco y verde- como símbolo reivindicativo de su lucha.

También se asocia al incendio que se produjo en 1911 en la fábrica textil Triangle Shirtwaist en el que 146 trabajadoras murieron a causa de las quemaduras y el humo, que era morado debido al color de las telas con las que estaban haciendo camisas.

The Second Skin Co. presenta en Madrid su nueva colección, Wet Blue, en formato exposición. EFE/ Diego Fernández.

El morado brilló en la colección de Oliva, que reivindica un vestir femenino y práctico, sin ataduras, “lo importante es que la mujer se sienta cómoda”, dice a Efe el diseñador.

“Los vestidos son mi fuerte”, añade Juanjo Oliva, que ha confeccionado su primera colección para “See Iou”, una firma que apuesta por el diseño de autor a precios asequibles.

En sus propuestas, que otorga gran parte del protagonismo a los tejidos, se aventura en crear una noche más relajada y joven, sin opulencias. “Cuando la gente quiere vestirse de noche, muchas se disfrazan y eso es un error”.

Oliva cree que existe un vacío en el vestir de fiesta y se lanza a crear piezas elegantes, sencillas y femeninas, muy favorecedoras. “Me gusta pensar que lo que hago es real, muchas mujeres se sienten bien con los vestidos que denomino ‘dianoche'”.

Considera que hay demasiada oferta y tiende a simplificar las colecciones, al mismo tiempo que abraza la moda lenta, el “upcycling” y reutiliza tejidos para alumbrar nuevas piezas. “Calidad mejor que cantidad”, recuerda Oliva, quien en este trabajo aboga por el disfrute de la vida y la celebración.

Así, se vieron diseños frescos y femeninos que buscan formar parte de los momentos especiales. “Son unidades limitadas”, dice Oliva que ahora vive entre Madrid y París y que el viernes presentará otra colección, “más formal, con mucho color y mucha energía”.

También la firma Alvarno quiso celebrar el Día de la Mujer presentando el vestuario del espectáculo “Woman”, que se estrena en Madrid.

“La danza es movimiento, libertad y la máxima expresión de la belleza”, según los diseñadores Arnaud Maillard y Álvaro Castejón, dúo creativo de la firma Alvarno.

“Fluidez y firmeza, esperanza y desolación, delicadeza y fortaleza, sentimientos encontrados que muestran las múltiples facetas en la vida de una mujer luchadora, sensible y pasional”, dice Maillard, que trabajó junto a Karl Lagerfeld.

Todo el vestuario gira alrededor de las emociones y los movimientos interpretados con volúmenes exagerados y vaporosos, batas de cola en degradé, corazas desestructuradas y torbellinos de flecos.