Sin Filtro

Con la llegada del nuevo titular de la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ), Javier Rascado Pérez, podría recobrarse la confianza para una mejor defensa en la materia, a las garantías de los ciudadanos en Querétaro.

Es claro que la anterior Ombudsman siempre se condujo alineada al gobierno del estado, actuando siempre de manera omisa ante las violaciones que sufrieron cientos y miles de ciudadanos, a manos de autoridades, sobre todo de integrantes de corporaciones policíacas.

Hay que recordar los ataques de que hemos sido objeto a manos de policías municipales y estatales, así como del personal propio de la Fiscalía, siempre con actuaciones represivas y violatorias a las garantías, no solo como ciudadanos, sino como medios de comunicación.

Con Javier Rascado, al frente de este organismo defensor de los derechos humanos, se tiene la confianza ciudadana y como medio de comunicación, para que se actúe en situaciones donde haya evidencia de violación a los derechos humanos.

Es necesario que no se tenga que actuar en base a una denuncia, sino por oficio, cuando hay evidencias públicas de las violaciones, ya que de lo contrario seguirá habiendo impunidad a los actos policíacos, hay que decirlo, no de todos, pero casi.

Y es que la mayoría actúan, en lo general, por instrucciones de los mandos superiores, lo que refleja una clara desventaja, como ya lo decíamos, no solo para los ciudadanos, sino para quienes nos dedicamos a la tarea de informar de lo que sucede en el Estado y municipios.

La DDHQ, tiene la oportunidad de reivindicar la pérdida de confianza que se generó en la pasada administración con la titular del organismo, que siempre se mostró omisa a los casos más graves de violación a derechos humanos, como los sufridos en Rotativo de Querétaro a manos de diferentes corporaciones policíacas y sería difícil enumerarlos todos, pero están los cometidos por directores de los CERESOS, denunciados por familiares.

Esperaremos para conocer cuáles serán las primeras acciones y los resultados que el nuevo Ombudsman arrojará en su quehacer, que en esta ocasión fue inédito, ante la apertura y gran participación por pertenecer a este organismo, lo que lo obliga a desempeñar el mejor papel en beneficio de los ciudadanos.