Entre los efectos positivos del tiempo de ocio se incluyen una mejor capacidad de resolución de problemas, una mejor ética de trabajo y una mayor creatividad.

Entre los efectos positivos del tiempo de ocio se incluyen una mejor capacidad de resolución de problemas, una mejor ética de trabajo y una mayor creatividad. Fuera del ámbito del rendimiento laboral, también se ha demostrado que el tiempo de ocio de calidad contribuye a un mayor bienestar psicológico y cognitivo, a la salud física y a la calidad de vida. No deberíamos restar importancia al tiempo de ocio, ya que centrarse demasiado en el trabajo puede llegar a ser un problema a largo plazo.

Y, sin embargo, es difícil dar prioridad al ocio. ¿Tal vez sea una cuestión generacional porque vivimos en una época en la que se espera que trabajemos, trabajemos y trabajemos? ¿O es que nuestras identidades están tan arraigadas en lo que hacemos que el trabajo y el ocio se han difuminado y no hay separación?

Además, las posibilidades de ocio han crecido considerablemente en los últimos años, sobre todo si se tiene en cuenta la gran oferta de entretenimiento online que existe en la actualidad. Cualquier persona puede disfrutar con el nuevo operador en línea casino Super Play para disfrutar durante horas con su gran oferta de juegos. Esto permite desconectar de la rutina y pasarlo bien a través de Internet.

¿Qué efecto tiene el ocio en el cerebro?

Las redes de neuronas que conectan diferentes partes del cerebro se fortalecen con el uso. Y, si se hace algo con frecuencia, se convierten en permanentes y cambian el funcionamiento del cerebro.

Las actividades socialmente atractivas o que suponen un reto mental, como los deportes de aventura, el arte o los rompecabezas, requieren la conexión de muchas áreas diferentes del cerebro, lo que las hace más resistentes a medida que se envejece.

Aunquelas actividades de ocio no requieran que el cerebro esté constantemente formando nuevas conexiones, hacer la misma actividad con regularidad (como tocar un instrumento), refuerza esas vías neuronales concretas. Así, aunque la función en otras áreas se desvanezca, esas conexiones seguirán siendo fuertes.

Según varios estudios, aquellas personas que tienen actitudes positivas hacia las actividades de ocio, así como una participación activa en ellas, suelen sufrir menos malestar psicológico, ansiedad y depresión y muestran menos hostilidad. También suelen sentirse más sanas y están más motivadas para tener éxito. La música suele ser una gran aliada en estos casos, para desconectar.

Varios estudios han demostrado que los momentos de ocio al aire libre, como los paseos, también son importantes. Hacen que la salud mental mejore, así como otras actividades físicas pueden ser especialmente beneficiosas para la ansiedad. Las actividades de ocio al aire libre, a diferencia de las de interior, también han demostrado ser útiles para restablecer la atención.

Se ha demostrado que las actividades de ocio tienen un impacto positivo en la motivación y la concentración en el trabajo, pero con una advertencia. O bien hay que dedicarse a la actividad y que esta no tenga nada que ver con el trabajo, o bien hay que no tomarse la actividad en serio y que esta sea similar al trabajo. Si nos preocupa demasiado y es demasiado similar a nuestro trabajo, puede tener un impacto negativo.

¿Importa el tiempo de ocio?

No hay ninguna regla sobre el tiempo de ocio que se debe tener. Como ocurre con prácticamente todo, esto depende directamente de cada persona. No se puede seguir un patrón común, ya que cada persona tendrá una reacción distinta.

En lo que sí coinciden los expertos es en que el ocio es necesario para todo el mundo si se quiere tener una vida plena y satisfactoria. Si no nos dedicamos tiempo a nosotros mismos, el estrés y la ansiedad aparecerán más pronto que tarde.

Cuando realizamos una actividad recreativa, liberamos nuestra mente. Se han demostrado los beneficios físicos y emocionales de dedicar tiempo al ocio como la reducción de los niveles de estrés y la mejora del estado de ánimo, así como la disminución del ritmo cardíaco.

El ocio es una forma de desconectar completamente de una dura jornada laboral. De esta manera, el objetivo es conseguir un balance donde se puedan combinar una vida plena a nivel profesional y personal.

El deporte en exteriores es una de las formas preferidas de ocio para desconectar. Muchas personas escuchan música o un podcast para relajarse y disfrutar de tiempo enriquecedor. Cada persona puede tomarse el ocio de una forma distinta, pero, sea como sea, puede tener un efecto realmente positivo en la productividad.

Una buena rutina permite una mejor gestión de las tareas diarias y tiene consecuencias positivas en el trabajo. El ocio no siempre tiene que estar ligado a la tecnología, ya que también es preferible que se lleven a cabo actividades donde no sea necesario tener estímulos procedentes de una pantalla.