Los jóvenes adultos hispanos representan el grupo con el mayor incremento en el número de casos de cáncer de colon de Estados Unidos. FOTO: EFE/Jimmy Morrison.

Denver (CO), 28 ene (EFE News).- Los jóvenes adultos hispanos representan el grupo con el mayor incremento en el número de casos de cáncer de colon de Estados Unidos y en la mayoría de los casos el diagnóstico llega tarde, según un estudio nacional de la Universidad de Colorado.

La investigación, dirigida por John Karlitz, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, analizó datos de unos 100.000 pacientes de todo el país de 20 a 29 años, todos ellos afectados por adenocarcinoma, una de las formas más agresivas de cáncer de colon.

El análisis encontró que en ese segmento de la población se encuentra la mayor incidencia de nuevos casos de cáncer de colon, pero, al subdividir el grupo en distintas etnias, Karlitz y sus colaboradores hallaron que los latinos son los más afectados, seguidos de cerca por los afroamericanos no hispanos.

Según los investigadores, factores como obesidad, dieta y circunstancias medioambientales influyen a la hora de crear las condiciones por las cuales el cáncer de colon impacta a los jóvenes adultos hispanos más que a otros grupos y que, además, producen que el diagnóstico en muchos casos sea tardío.

En declaraciones preparadas al presentar su estudio, Karlitz, que además se desempeña como jefe de gastroenterología del Centro Médico Denver Health, explicó que “estudiar casos de adenocarcinoma es en sí mismo un estudio importante porque esos son los casos que estamos tratando de prevenir por medio de exámenes de detección y por medio de la identificación de factores de riesgo”.

Entre esos factores de riesgo, sostiene el estudio, figura el hecho de que cuando una persona joven tiene síntomas (hemorragias, dolores abdominales, debilidad sin explicación) que luego se comprueban son de cáncer de colon, esa persona inicialmente no relaciona esos síntomas con cáncer y, por lo tanto, se retrasa un diagnóstico adecuado.

Y ese retraso permite que el cáncer llegue a una etapa avanzada, destacan.

Otro factor de riesgo, la presencia de cáncer de colon en familiares directos, puede permanecer como un elemento desconocido, advirtió Karlitz, quien sugirió que se hable con los miembros de la familia sobre la necesidad de compartir su historia clínica.

El nuevo estudio se enmarca en una iniciativa del Comité de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, en inglés), la principal organización nacional dedicada a medicina preventiva, que recientemente redujo de 50 a 45 años la edad para comenzar a realizarse exámenes de detección de cáncer de colon.

Ante la evidencia del aumento de cáncer de colon en adultos jóvenes, el USPSTF podría decidir reducir esa edad todavía más, según el estudio.

Según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), cada año se detectan casi 177.000 nuevos casos de cáncer (de todo tipo) entre hispanos, con unos 46.000 latinos fallecidos anualmente por esa enfermedad.