De acuerdo con la ONU, 97 por ciento de las 1.94 millones de mujeres trabajadoras del hogar que hay en México, labora en condición de informalidad. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México.- De acuerdo con la ONU, 97 por ciento de las 1.94 millones de mujeres trabajadoras del hogar que hay en México, labora en condición de informalidad, esto quiere decir que no tiene un contrato ni prestaciones de ley, por lo que la Oficina de las Naciones Unidas en México presentó la campaña “Es lo justo: El trabajo del hogar es un empleo digno”, la cual busca concientizar a las personas empleadoras sobre los derechos de las trabajadoras del hogar. 

La campaña #ESLOJUSTO, presentada ayer, tiene el objetivo concientizar a las personas empleadoras sobre los derechos de las trabajadoras del hogar y posicionar el trabajo del hogar como un trabajo digno. Se centra en la difusión del video de un “experimento social” en el que se hace creer a varias personas trabajadoras que perderán algunos de sus derechos laborales como el aguinaldo, seguro social o vacaciones. Las y los empleados se sorprenden y ante sus reacciones, se les explica que esto no será realidad para ellas o ellas, pero que sí lo es para millones de trabajadoras del hogar en el país.https://www.youtube.com/embed/LllfJUHC1Os?feature=oembed

El objetivo del experimento, explicó ONU México, es generar empatía al poner a la población en condición de formalidad laboral, en el lugar de las trabajadoras del hogar que no cuentan con prestaciones o derechos laborales. 

Como parte de la campaña se instaló la página: http://eslojusto.mx, en la que las y los empleadores encontrarán  información para conocer los derechos de las trabajadoras del hogar que tienen que ser garantizados de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social .

La ONU enfatizó en que la crisis por COVID-19 impacta particularmente a las trabajadoras del hogar por la situación de precariedad en la que laboran. Sin embargo, esta situación también ha demostrado que ocupan un lugar crucial en la respuesta ante esta pandemia, ya que son quienes cuidan a niñas y niños, personas enfermas y dependientes, contribuyen al mantenimiento de los hogares y son protagonistas en la prevención del contagio.

Por ello, la última etapa de la campaña #ESLOJUSTO consiste en una serie de testimonios de trabajadoras del hogar que hablan sobre los beneficios de contar con un empleo digno y cómo las personas empleadoras tienen la responsabilidad de respetar y garantizar sus derechos como el contrato por escrito, seguro social, salario digno, jornadas de máximo 8 horas, días de descanso, vacaciones pagadas y aguinaldo, compensación por horas extra trabajadas, así como un entorno seguro, entre otros.

Es de recordar que en 2019, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la exclusión del trabajo doméstico del Régimen Obligatorio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por ser discriminatorio y violatorio del derecho humano a la seguridad social en condiciones de igualdad (amparo directo 9/2018). Además, ese año se ratificó el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos.

Producto de esto, el congreso reformó la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social y el IMSS implementó el Programa Piloto para la Incorporación de las Trabajadoras del Hogar a la Seguridad Social, que ya concluyó su segunda etapa pero que hasta ahora sólo ha logrado incorporar a 1.8 por ciento de trabajadoras del hogar. 

Luego de estos resultados, la Comisión presentó en 2021 una iniciativa para volver ley algunas modificaciones que se hicieron al programa piloto, pero al no haber sido avalada ni consultada con las organizaciones de las propias trabajadoras, se tuvo que desechar. 

No obstante, el pasado 24 de noviembre el Senado hizo un parlamento abierto para escuchar a las trabajadoras y ahora prepara una nueva iniciativa que deberá recoger las necesidades que se expresaron en el evento. 

Esta campaña forma parte de la iniciativa “Cerrando Brechas”, implementada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y ONU Mujeres en articulación con instituciones del Estado mexicano, cuyo propósito es incrementar el acceso a la protección social para las mujeres en México.