A diez años de la entrada en vigor de la ley para la protección de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas es momento contar con una nueva legislación. FOTO: EFE/Sáshenka Gutiérrez.

Ciudad de México, 18 ene (EFE).- A diez años de la entrada en vigor de la ley para la protección de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas es momento contar con una nueva legislación y reconocer que las agresiones contra estas personas permanecen impunes en más del 90 % de los casos, indicó este lunes la Secretaría de Gobernación (Interior) de México.

El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la dependencia, Alejandro Encinas, subrayó se pondrá especial énfasis “en la definición de las competencias porque en muchos de los casos son las propias autoridades las causantes de las agresiones”.

Durante el primer diálogo regional para generar una iniciativa de Ley General para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas llevado a cabo en Ciudad de México, Encinas dijo que la reforma busca crear un Sistema Nacional de Protección de defensores de derechos humanos y periodistas que ponga énfasis en la prevención;

“Actualmente el sistema federal que tenemos ha permitido que las autoridades locales se desentiendan de sus responsabilidades, por lo que en aquellos casos en que incurra responsabilidad de cualquier autoridad, el sistema nacional tenga las funciones y las facultades para iniciar acciones penales contra quienes violen la ley y agravien estos derechos”, declaró Encinas.

Recordó que la impunidad prevalece sobre estos hechos “debido a que más del 90 % de las agresiones y homicidios contra estas personas no son sancionados”.

Encinas señaló que a 10 años de que se aprobó esta ley general, “es momento de hacer una reflexión para encarar un fenómeno delictivo” que, lamentablemente y a pesar de las acciones que el Estado mexicano emprendió, “no ha logrado revertirse”.

Precisó que esa discusión tiene que ser “abierta y libre”, un ejercicio de consulta en la que participen los beneficiarios del programa, entidades, colectivos, y organizaciones de periodistas y de derechos humanos.

Esto con el fin de generar los consensos para traducirse en una iniciativa que se presentará al Congreso mexicano, donde habrá un proceso de parlamento abierto para obtener una ley que tenga legitimidad y se le facilite su implementación.

Los foros regionales se llevarán a cabo en Chihuahua, Ciudad de México, Guerrero, Oaxaca, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

En octubre pasado, Encinas dijo que el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas “ha resultado ser insuficiente para enfrentar y revertir este fenómeno” de agresiones y violencia contra la prensa.

Además, indicó que el mecanismo protege actualmente a 1.506 personas, un 88 % más que al inicio de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, en diciembre de 2018.

De ellos, 495 son periodistas (136 mujeres y 359 hombres) y 1.011 defensores de derechos humanos (543 mujeres y 468 hombres) en un universo estimado de 203.700 periodistas y 39.000 organizaciones de la sociedad civil.