Antes de que decidamos invertir en criptomonedas, es importante conocer en qué consisten, cuáles son sus ventajas, y riesgos. FOTO: PIXABAY.

Antes de que decidamos invertir en criptomonedas, es importante conocer en qué consisten, cuáles son sus ventajas, y a que riesgos nos enfrentamos cuando destinamos parte de nuestros ingresos a estos tipos de activos y cómo podemos proteger esta inversión. 

Una criptomoneda es un tipo de moneda digital que se encuentra basado en código informático, funcionan de manera autónoma y difieren significativamente de las monedas tradicionales. 

Estos activos digitales emplean un cifrado criptográfico, lo que quiere decir que a priori, la integridad y la titularidad de las transacciones se encuentran protegidas, por ello si buscas donde comprar binance coin debes elegir plataformas reconocidas y seguras.

Sus valores son especulativos, donde las principales por capitalización de mercado incluyen: el Bitcoin, Litecoin, Ethereum, Ripple y Binance Coin.

Riesgos al invertir en criptomonedas

Los riesgos que tenemos al operar con criptomonedas se encuentran principalmente relacionados con la volatilidad del mercado de las criptos. Como estas representan un riesgo alto, es importante entender los riesgos antes de lanzarnos a este mundo e invertir nuestro dinero en monedas digitales. 

Todos los activos financieros conllevan un riesgo alto, ya sea por medio del uso del apalancamiento, la volatilidad del mercado o las técnicas poco éticas de trading. A continuación, te presentamos una lista de los riesgos más comunes al invertir en criptomonedas. 

Son volátiles

Los inesperados cambios en el sentimiento del mercado pueden llegar a provocar fluctuaciones imprevistas y contundentes del precio. No es algo infrecuente que el valor de las criptomonedas sufra repentinas caídas de cientos, inclusive miles de dólares. 

No se encuentran reguladas

Las criptomonedas actuales no se encuentran reguladas ni por gobiernos ni por bancos centrales. Sin embargo, desde hace poco tiempo se encuentran atrayendo cierta atención. Por ejemplo, existen dudas sobre si deben ser calificadas como monedas virtuales o materias primas. 

Ten en cuenta que puede haber ataques informáticos

Las redes sobre las cuales son realizadas las transacciones son susceptibles a ataques informáticos,no existen maneras perfectas para evitar los fallos técnicos, ataques informáticos o errores humanos. 

Formación de precios

Los precios de las criptomonedas se forman en ausencia de mecanismos eficaces que puedan impedir su manipulación, como lo son los que se encuentran presentes en los mercados de valores. 

En diversas ocasiones también son formados los precios sin información pública que los respalde. 

Liquidez

Muchas de estas criptomonedas pueden llegar a verse carentes de la liquidez necesaria para lograr deshacer una inversión sin que esta sufra pérdidas significativas, en especial porque su circulación entre inversores, tanto profesionales como minoristas, es bastante limitada. 

Uso como medio de pago

A pesar de que las criptomonedas existen desde hace más de una década, la aceptación de estas monedas digitales como medio de pago aún es bastante limitada, lo que contrasta con los diversos desarrollos digitales que han llegado a tener una aceptación generalizada en mucho menos tiempo. 

Es importante que recordemos que no existe obligación de aceptar Bitcoin o cualquier otro criptoactivo como método de pago de deudas u otras obligaciones, y no se prevé que esto en algún momento cambie. 

Problemas emanados del carácter transfronterizo

En múltiples ocasiones, los distintos actores que se encuentran implicados en la custodia, emisión y comercialización de criptoactivo no pueden ser localizados, por lo que la resolución de cualquier conflicto podría resultar bastante costosa y quedar fuera del ámbito de competencia de las autoridades.

Robo, pérdida o estafa

Su custodia no se encuentra supervisada ni regulada, el robo o la pérdida de las claves privadas puede suponer la pérdida de las criptomonedas, sin posibilidad de ser recuperadas.  

Este es un riesgo que debe ser valorado antes de adquirir los activos, tanto si se gestiona el monedero personalmente, como si su custodia se deja en manos de terceras personas. FOTO: PIXABAY.