La emisión de permisos para comerciantes ambulantes en el Municipio de Querétaro, no abarcó a los grupos de artesanos provenientes de Amealco.

Querétaro, 23 Diciembre 2021.- La emisión de permisos para comerciantes ambulantes en el Municipio de Querétaro, no abarcó a los grupos de artesanos provenientes de Amealco.

Y es que siguen trabajando en la irregularidad para vender sus muñecas y otras artesanías típicas, denunció Adela Martín Domingo, representante del sector.

Reconoció que si existieran mesas de trabajo con la dirección de comercio, que ya cuentan con sus permisos para trasladarse dentro del Centro Histórico sin que sean abordados por los inspectores o sean retirados de la vía pública con el decomiso de sus productos. 

La representante destacó que comunidades indígenas de otros estados han sido invitadas a vender sus productos en la capital, sin que estén laborando todo el año en los espacios públicos donde se han instalado puntos de venta y el mayor exposición turística.

“Ayer estaba hablando con una muchacha que me comentó que era de Puebla y que los habían invitado a venir a trabajar y vender aquí, y todo estado bien porque tampoco queremos que nos echen a pelear con otros grupos que vienen de otro lado, porque nosotros tenemos una solución No queremos que nos echen a pelear con nadie”, apuntó. 

Afirmó qué los comerciantes de Amealco que se obtuvieron un permiso para vender de manera lícita fueron ubicados en puntos como el Cerro de las Campanas o el Mirador de los Arcos, en los cuales no hay una alta afluencia de turistas que puedan comprarles, por lo que muchos han optado por moverse. 

“A un buen número de artesanos les dieron permisos y los pusieron en el Cerro de las Campanas o en el Mirador pero no les llevan turistas, entonces qué pasó, pues que muchos se vinieron para acá y se amontonaron aquí, y los que nunca hemos tenido permiso somos los que andamos alzando la voz”, apuntó.

Finalmente reconoció que presentarán una nueva propuesta ante el Municipio de Querétaro para que les dejen trabajar con calma al menos hasta Año Nuevo, para posteriormente buscar un nuevo espacio que les permita seguir vendiendo sus artesanías.