Michelle Bachelet reconoció este martes el esfuerzo de México para instaurar un sistema nacional de cuidados que sea equitativo con las mujeres. FOTO: EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI.

Ciudad de México, 7 dic (EFE).- Michelle Bachelet, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, reconoció este martes el esfuerzo de México para instaurar un sistema nacional de cuidados que sea equitativo con las mujeres.

“Invertir en protección social y en la economía de los cuidados es una política inteligente. Saludo que en México se hubiesen dado importantes discusiones al respecto y se está avanzando hacia la creación de una política nacional de cuidados”, declaró en un evento virtual.

La política latinoamericana participó en la charla virtual “Igualdad de género para un futuro mejor” en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde pugnó por una “economía feminista” y pidió eliminar “las leyes y prácticas discriminatorias”.

Ahí se refirió a la discusión en México del sistema nacional de cuidados, una reforma constitucional aprobada en la Cámara de Diputados en noviembre pasado que propone “que el Estado garantizará el derecho al cuidado digno con base en el principio de corresponsabilidad entre mujeres y hombres, las familias, la comunidad y el mercado”.

La funcionaria recordó la pensión a amas de casa que ella implementó cuando fue presidenta de Chile (2006-2010 y 2014-2018) y que este año Argentina comenzó a pagar pensiones a mujeres por su trabajo no remunerado en el hogar.

“Esto (el sistema nacional de cuidados de México) puede tener un efecto amplificador, no solo para la igualdad de género, es también para potenciales y grandes beneficios económicos, como reconoce el reciente documento técnico del Departamento del Tesoro de Estados Unidos”, aseveró Bachelet.

La alta comisionada también citó que en el mundo las mujeres cobran 20 % en promedio menos que los hombres.

Asimismo, mencionó que el mundo podría añadir 12 billones de dólares al PIB global de aquí a 2025 “si se promoviera la igualdad de género”.

Aunque las mujeres representan el 52 % de la población mundial, lamentó que solo representen el 24 % de los miembros de grupos de trabajo nacionales sobre la pandemia de covid-19.

“Necesitamos entonces apoyar el liderazgo feminista y los movimientos feministas, especialmente frente a una fuerte reacción contra los derechos de las mujeres y con un espacio cívico que desafortunadamente se reduce”, comentó.

La funcionaria también lamentó el impacto desproporcionado de la pandemia sobre las mujeres, al citar que la covid-19 se convirtió en la principal causa de muerte de las mujeres embarazadas en Latinoamérica.

Y advirtió de que “las repercusiones negativas de la degradación del medioambiente sobre los derechos también afecta de forma desproporcionada a las mujeres y a las niñas”.

Por ello, reconoció el liderazgo de la joven mexicana Xiye Bastida en el movimiento internacional contra la crisis climática y pidió incluir a más mujeres en las tomas de decisiones sobre el medioambiente.