Julio Santaella, presidente del INEGI.

Querétaro, 7 Diciembre de 2021.- El estado de Querétaro ocupa el cuarto lugar a nivel nacional con el mayor porcentaje de población privada de la libertad, que señaló haber sido víctima de al menos un delito, ocurrido en el centro penitenciario, entre julio del 2020 y julio del 2021. 

Esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2021 del INEGI. 

Según los resultados de dicha encuesta, Querétaro registró que el 46.5 por ciento de la población privada de la libertad ha sido víctima de al menos un delito en el centro penitenciario, por debajo del Estado de México, Tlaxcala y Puebla, que registraron 47.5, 51 y 51.5 por ciento, respectivamente. 

Asimismo, se dio a conocer que en Querétaro el 22.7 por ciento de la población privada de la libertad señaló haber sido víctima de actos corrupción en al menos una de las etapas relacionadas con su reclusión. 

Del mismo modo, el 22.7 por ciento de la población privada de la libertad en Querétaro consideró sentirse insegura en el centro penitenciario. 

El presidente del INEGI, Julio Santaella, encabezó la presentación de la segunda edición de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2021 del INEGI, la cual obedece a una disposición que está establecida en la Ley Nacional de Ejecución Penal. 

“Se les preguntó sobre experiencias de victimización que sufren tanto por violencia al interior de los centros penitenciarios, como también victimización por actos de corrupción a lo largo de todas estas etapas en las cuales han transitado”, manifestó. 

Entre algunos resultados, destacó, al momento de levantar la encuesta había más de 220 mil personas privadas de la libertad; y una de cada cinco están por una situación de reincidencia. 

Asimismo, el 72 por ciento cuenta con sentencia dictada, lo que representa un incremento con respecto al 70 por ciento que se observaba en el 2016, con la primera edición de dicha encuesta. 

También, el 28 por ciento de las personas privadas de la libertad reportó haber sufrido puñetazos o patadas y el 11 por ciento de las mujeres señalaron haber sufrido alguna agresión sexual en la agencia del ministerio público. 

El 26 por ciento se siente inseguro al interior del centro penitenciario; el 88 por ciento ha sido víctima de robo de objetos personales; y el 17 por ciento reportó haber sufrido actos de corrupción al interior de los Ceresos. 

También, el 23.5 por ciento de las personas menciona que ha visto el manejo de llaves al interior de las celdas por personas ajenas a las autoridades penitenciarias; y el 12 por ciento reporta que han tenido que pagar cobros a internos por la prestación de bienes y servicios.

Además, el 11 por ciento ha sido testigo del pago de protección al interior de estos centros penitenciarios. 

Julio Santaella, explicó que el objetivo es conocer la experiencia de todo el proceso penal y del internamiento que han tenido estas personas.  

La encuesta se levantó en junio y julio de este año y la muestra fue de 67 mil 584 personas privadas de la libertad, entre hombres y mujeres, de 203 centros penitenciarios de todo el país.