El defensa del Barcelona Gerard Piqué considera clave, para ganar este miércoles en el Allianz Arena, conseguir que el Bayern de Múnich juegue lo menos posible en campo contrario. FOTO: EFE/ Alejandro García.

Redacción Deportes, 7 dic (EFE).- El defensa del Barcelona Gerard Piqué considera clave, para ganar este miércoles en el Allianz Arena, conseguir que el Bayern de Múnich juegue lo menos posible en campo contrario, por lo que adelantó que irán a buscar arriba al conjunto bávaro.

“Hay que ir a buscarlos a su campo, que no se sientan cómodos. Y a nivel defensivo, estar muy sólidos”, afirmó en la rueda de prensa previa al encuentro de la Liga de Campeones.

Piqué tendrá en frente a Robert Lewandoski, uno de los mejores delanteros de los últimos años. Por eso, insistió en la importancia de jugar lo más alejados posible de la meta de Marc-André ter Stegen.

“Robert es muy bueno y lo más diferencial que tiene lo saca dentro del área. Si podemos mantenerlo lejos, mejor, tendremos más opciones de ganar y no encajar. Y eso significa que tenemos que jugar en su campo”, reflexionó.

Para seguir vivo en la Liga de Campeones sin depender de lo que pase en Lisboa, el Barça necesita la victoria, y Piqué cree que esa es la mayor motivación para salir en Múnich “con el cuchillo entre los dientes”.

“Mañana nos va la vida y el único resultado que nos sirve es la victoria. Más que un partido para vengar las últimas derrotas contra ellos, es un partido para reafirmarnos a nosotros mismos en que podemos competir y seguir vivos en la máxima competición europea”, reflexionó.

El central azulgrana insistió en que “ganando aquí mejora mucho la situación”, ya que en la Liga “queda más de una vuelta” para escalar puestos en la clasificación.

Y pidió a la afición que demuestre, “en los malos momentos”, que confíe en el equipo, porque con Xavi al frente, las cosas están empezando a cambiar.

“Al equipo se le ven cosas diferentes que hace tiempo que no teníamos. Se ve que el equipo tiene esta intensidad y este hambre tan necesaria para ganar títulos y ganar partidos, y el gol acabará llegando. Pero las cosas no cambian de un día para otro, esto es un proceso”, resumió.

En cualquier caso, Piqué tiene claro que asaltar el Allianz no será fácil, pues para él “es indiferente que el Bayern ya esté clasificado o que juegue sin público”, porque es un equipo que siempre compite al máximo nivel, independientemente de las circunstancias.

Por último, preguntado por cómo en tan pocos años el Bayern y el Barça han pasado a vivir realidades casi antagónicas, el central catalán fue claro: “La gestión, es tan sencillo como esto”.