La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca, reconoció que el sector científico en México se encuentra desmantelado.

Querétaro, 29 Nov 2021.- La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca, reconoció que el sector científico en México se encuentra desmantelado, situación que fue evidenciada por los proyectos de vacuna contra el COVID-19 que fueron presentados por diferentes universidades e instituciones del país.

La académica aseguró que, durante los años 90’s, la infraestructura para elaboración de medicamentos y vacunas que tenía el país fue desintegrada y reducida a manufactura de estos proyectos con un fin comercial, cuando anteriormente el país tenía más relevancia dentro de esta industria.

“La infraestructura que existía en los años 70’s en nuestro país, cuando México era líder mundial en la elaboración de vacunas, que exportabamos, esa infraestructura se desmanteló en los años 90’s y se le dió únicamente un interés comercial y de manufactura”, denunció.

Afirmó que dicho desmantelamiento ha provocado dificultades para crear una vacuna contra la pandemia, pues eran 8 los proyectos que fueron presentados ante una convocatoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y crear un consorcio que pudiera financiar a los mismos en los próximos años.

García Gasca reconoció que, a pesar de las propuestas presentadas en mayo del 2020, perdieron toda retroalimentación con el resto de universidades que estaban desarrollando vacunas y desconocen las etapas o fases en las que se encuentren, o si definitivamente sus trabajos se supendieron o cancelaron.

“En México hay gran capacidad científica, gran talento, para el desarrollo de este tipo de proyectos y muchos otros, pero este en particular nos ha hecho ver qué nuestro país olvidó fortalecerse para trabajos de gran envergadura”, denunció.

Destacó que, hasta el momento, las únicas aportaciones que tienen las instituciones públicas para desarrollar un proyecto como la vacuna contra el COVID-19 es con recursos propios, ya sea del presupuesto anual que reciben, por donaciones o por recaudación tras alguna campaña de aportaciones o convenios.