La Organización Internacional del Trabajo (OIT) llama a la sociedad mexicana a tomar acciones efectivas para construir un futuro libre de violencia y acoso. FOTO: SEM MÉXICO.

México, diciembre (SEMlac).- En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y, ante una crisis sanitaria y económica que ha exacerbado las vulnerabilidades, las desigualdades y la violencia de género, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llama a la sociedad mexicana a tomar acciones efectivas para construir un futuro libre de violencia y acoso.


En este sentido, la OIT suma su voz al llamado de organizaciones de la sociedad civil, organizaciones de empleadores y sindicatos a que México adopte el Convenio 190 – Convenio sobre la violencia y el acoso -.


Este exhorto tiene lugar en el marco del llamamiento mundial y la campaña global de la OIT para expandir la adopción de este tratado a la luz de la entrada en vigor este instrumento.


El Convenio 190 de la OIT fue aprobado en 2019 por representantes de empleadores, sindicatos y gobiernos durante la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo y conforma el primer instrumento internacional dirigido a la prevención de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, que expresa una genuina preocupación y compromiso por ser una herramienta invaluable en la lucha contra la violencia y el acoso en el mundo del trabajo.


“La violencia y acoso son totalmente incompatibles con el trabajo decente y la justicia social. Desde la OIT, sabemos que las acciones para poner fin a esta forma de violencia no pueden esperar un momento más”, afirmó Pedro Furtado de Oliveira, director de la Oficina país para México y Cuba de la OIT.


Mediante su aprobación, la comunidad internacional, representada por los 187 estados miembros de la OIT, entre los que se incluye a México, ha indicado claramente que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo no van a tolerarse y se les debe poner fin.


El convenio 190, en conjunto con la recomendación 206, definen un marco común y claro para prevenir y abordar la violencia y el acoso basado en un enfoque inclusivo, integrado, sobre todo, que tiene en cuenta las consideraciones de género, y una vez ratificado y depositado, adquiría carácter de ley.


De acuerdo con lo documentado por la OIT, para millones de mujeres, el desafío de hacer frente a entornos laborales inseguros representa un grave obstáculo para lograr un pleno desarrollo personal y profesional.


“Hacemos un urgente llamado a los Estados para que adopten e implementen el Convenio sobre la violencia y el acoso, el Convenio 190”, concluyó Furtado de Oliveira


En esta línea, la OIT se pone a disposición de sus constituyentes – empleadores, sindicatos y gobierno – para, mediante su mandato de asistencia técnica, acompañar sus esfuerzos para fortalecer su meta de combatir la violencia de género en el mundo del trabajo, incluyendo la adopción e implementación del Convenio 190.


Hoy más que nunca es fundamental que tomemos acciones conjuntas para dar respuesta a este desafío y desde la OIT estamos convencidos que el Convenio 190 será una herramienta clave para ello.