Enrique Guzmán se mostró consternado tras conocer la historia que está viviendo Yahir con su hijo Tristán. AGENCIA MÉXICO.

Enrique Guzmán se mostró consternado tras conocer la historia que está viviendo Yahir con su hijo Tristán, después de que el ex académico confesara que su primogénito recayó en el mundo de las drogas.

“Sí, lo vi, ¡pobrecito!, ¡no saber qué hacer!, y está su otro pequeñito también ahí involucrado, sé que debe ser muy difícil enfrentar este tipo de problemas. ¡Pobrecito!, porque tendría que echarle muchas ganas, o saber dar la espalda a muchas cosas, aunque sean parientes”, expresó el cantante en entrevista para el programa Ventaneando.

Debido a que Alejandra Guzmán ha hecho público su problema de adicciones, es que don Enrique admitió que también vivió muchos problemas cuando su hija se encontraba inmersa en el mundo de las drogas, por lo que al escuchar las preguntas al respecto solamente dijo: “Lo hemos pasado todos… todos”.

Posteriormente, el intérprete de “Tu cabeza en mi hombro” le envió un consejo al artista que fuera su compañero en la obra Jesucristo Superestrella. “Que le eche muchas ganas, y que ponga por delante su vergüenza y su miedo, y que le eche muchas ganas, no tiene más remedio”.

Por último, el padre de Alejandra y Enrique Guzmán pidió a Yahir tener paciencia y esperar que el tiempo haga su labor con Tristán.

“Espero que el muchacho también recapacite y vea las cosas de otra manera, porque ser joven es una enfermedad que se quita con el tiempo, y su niño está muy joven y no hay nada que pueda hacer, más que aguantarse”, destacó.