Se conocieron y coincidieron a partir de la defensa del arbolado ubicado sobre la avenida Símbolos Patrios, una de las más grandes en la capital de Oaxaca. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Oaxaca, Oax.- Se conocieron y coincidieron a partir de la defensa del arbolado ubicado sobre la avenida Símbolos Patrios, una de las más grandes en la capital de Oaxaca. Hoy, las integrantes de la colectiva “Mujeres, tierra y periferia”, se mantienen en resistencia por su derecho al ecosistema urbano.

“Oímos mucho de la defensa de la tierra y el territorio en las comunidades y a veces pensamos que como estamos en la ciudad no tenemos derecho a los pocos ecosistemas que nos quedan; no es así, esos pocos ecosistemas que nos quedan dentro de la ciudad debemos defenderlos”, afirma una de las integrantes de este movimiento, quien prefirió no dar su nombre por seguridad.

A finales de julio, la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable (Sinfra), informó de la ampliación de seis a ocho carriles de la carretera 175, que comprende 5.3 kilómetros desde la avenida Símbolos Patrios, que abarca los municipios de Santa Cruz Xoxocotlán, Ánimas Trujano y San Agustín de las Juntas. La obra contempla la tala de mil 500 árboles situados en la ruta.

El proyecto, señaló la colectiva, constituye un ecocidio, pero también tendrá un impacto negativo en la movilidad de las personas que usan el transporte público, que caminan o usan su bicicleta como medio para desplazarse, asimismo advirtieron de consecuencias de inseguridad principalmente hacia las mujeres.

Si se habla de movilidad sostenible -agregaron- en la pirámide de preferencia tendría que estar la ciudadanía que se mueve a pie; sin embargo, históricamente la mayor cantidad de recursos y la mayor parte de las vialidades se han reservado para favorecer la circulación de vehículos a motor.

“Tendría que estarse cuidando la vida de las personas, pero la construcción prioriza a los automóviles cuando tendría que ser el peatón la prioridad. Con este proyecto la pirámide se invierte porque no es incluyente y no tiene empatía con la sociedad vulnerable, con pasos seguros, luminarias para transitar seguras, para que las ciclistas tengan un carril especial”, indicaron las integrantes de la organización.

Para la colectiva, además de la falta de políticas públicas con enfoque integral, preocupa la apatía de la población en este tema porque podría permitir que se concretara la tala de árboles. “No se han dimensionado qué pasaría si esos árboles ya no están dentro de nuestro territorio, dentro de la ciudad y los ecosistemas de la ciudad”, agregaron.

Manifestaron su preocupación por la disminución de personas en las movilizaciones y actividades que se han realizado para evidenciar esta problemática. “En las actividades van cada vez menos personas. Quienes están en la primera línea son mujeres y lo hacemos con muchas ganas, con mucho amor, pero no se nos visibiliza, pero a la hora de los reflectores son los hombres quienes toman la palabra. Estamos defendiendo la vida como de todos los seres sintientes”.

Actualmente hay una suspensión provisional por lo cual las obras de ampliación en la zona se encuentran paralizadas. La ciudadanía organizada ha buscado la suspensión definitiva y que de esta manera puedan evitar la tala de árboles.