Rosendo Anaya Aguilar, Titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (SEDEA) en Querétaro.

Querétaro, 20 Oct 2021.- La Secretaría de Desarrollo Agropecuario (SEDEA) en Querétaro continúa con el conteo y determinación de los daños a productores del campo a causa de las lluvias , por lo que aún no se establece una ruta de trabajo para brindarles apoyo y conocer el estatus de las áreas de siembra, aseveró el titular de la dependencia, Rosendo Anaya Aguilar.


El funcionario precisó que se cuenta con un ‘plan emergente’ de 100 días para resanar los daños por estas lluvias y recuperar la producción agrícola antes de que se cumpla este plazo, sin embargo, aún no hay una cantidad de presupuesto oficial para brindarle a los productores que perdieron su trabajo.


‘Vamos a seguir recorriendo los municipios para saber cuáles fueron las afectaciones por estas lluvias, que fueron atípicas, para saber cómo se encuentran, estamos recorriendo en conjunto con los presidentes municipales para que exista un trabajo institucional, esto será de manera constante’, acotó.


Precisó que la SEDEA cuenta con un reporte preliminar de aproximadamente 7 mil hectáreas de campo productor afectado por las inundaciones en municipios como San Juan del Río, Tequisquiapan, El Marqués, Peñamiller, Amealco, entre otros, por lo que esta podría ser la cantidad definitiva para comenzar el trabajo de recuperación.


‘Estaremos permanentemente recorriendo de lado a lado, estamos en un levantamiento de cada uno de los lugares, ahora que han reducido un poco las lluvias podremos detectar totalmente cuales fueron las afectaciones totales, tenemos nuestro informe preliminar que podría ser definitivo’, asentó.


En el caso de los productores ganaderos, Anaya Aguilar afirmó que sí existieron pérdidas principalmente en el municipio de Peñamiller, donde algunos corrales tuvieron afectaciones, pero dijo desconocer la información completa de las cabezas de ganado que pudieron haberse perdido.


El funcionario recordó que sigue vigente el seguro de gastos catastróficos para los productores del campo, por lo que podrán apoyarse momentáneamente para solventar gastos inmediatos que sean requeridos, esto antes de que se destine un mayor apoyo para recuperar la producción estimada durante lo que resta del año.