Arturo Hernández Serrano, presidente del Consejo Estatal de Profesionistas Inmobiliarios del estado de Querétaro (CEPIQ).

San Juan del Río, 15 Oct 2021.- El presidente del Consejo Estatal de Profesionistas Inmobiliarios del estado de Querétaro (CEPIQ), Arturo Hernández Serrano, informó que el Plan Parcial de Desarrollo Urbano del Centro Histórico de San Juan del Río cuenta con 14 años sin ser actualizado.

Lo anterior, al señalar que es necesario trabajar en conjunto con los expertos en materia inmobiliaria, para poder realizar trabajos en favor de la reestructuración de los espacios viables para el desarrollo y crecimiento de la población; con el fin de evitar casos como el de la Comunidad de La Rueda, en dicha demarcación, afectada por las lluvias.

“14 años, 14 años que no tienen una carta urbana en esta zona. Hay muchos riesgos, y un ejemplo perfecto de ello es la Rueda en San Juan del Río; un desarrollo que se comercializa entre los dos extremos del río que la cruza, abajo del nivel de los ríos; y se lo comercializaron a la gente que menos recursos tiene”, manifestó.

Arturo Hernández explicó que este documento fue publicado en la Sombra de Arteaga desde el 28 de septiembre de 2007; y la fecha de inscripción en el Registro Público de la Propiedad se dio el 23 de noviembre de ese mismo año.

Además, el empresario puntualizó que el Programa Municipal de Desarrollo Urbano de San Juan del Río también necesita trabajos de actualización; toda vez que fue publicado en la Sombra de Arteaga el 1 de mayo de 2015; y se inscribió en el Registro Público de la Propiedad el 4 de septiembre de ese año.

Incluso, comentó que tiene registro de que el municipio sanjuanense presentó ya una carta urbana al Registro Público de la Propiedad, pero no fue presentada ante la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Estado, obligación legal de la administración.

Hernández Serrano también señaló que el Municipio de Tequisquiapan deberá comenzar los trabajos de actualización de estos documentos de desarrollo urbano; pues cuenta con un plan de desarrollo urbano vigente desde hace siete años, tomando en cuenta que mínimamente deberá ser revalorado cada seis años.

Por ello, enfatizó la importancia de evitar algunas de las consecuencias de esta falta de actualización, como la posibilidad de errores en otorgar cambios de uso de suelo en zonas de riesgo natural o ecológicas; y no lograr la sustentabilidad de los desarrollos al alejarlos de los servicios básicos, como el transporte o el empleo.