Uno de los retos de la despenalización del aborto es que personas que ahora ostentan los cargos públicos se han declarado en contra de la iniciativa.

Querétaro, 13 Octubre 2021.- La Coordinadora en Querétaro de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, Lluvia Cervantes Contreras, refirió que con la nueva administración en el estado, uno de los retos de la despenalización del aborto es que personas que ahora ostentan los cargos públicos se han declarado en contra de la iniciativa.

“No se mira que para esta administración que va comenzado las cosas vayan a ser muy distintas, en el entendido de que sabemos que hay personas que están en puestos públicos en esta nueva administración, que se han declarado en contra de la posibilidad al derecho de elegir de las mujeres”, expresó.

Ante esto, refirió que no solo esto podría ser una de las trabas para despenalizar el aborto en la entidad, si no que también diferentes grupos de la sociedad han llevado acciones en contra de la educación sexual, el aborto y el matrimonio igualitario. 

“También han hecho este proceso de (…) hacer esfuerzos en contra de la educación integral de la sexualidades, el aborto y el matrimonio igualitario (…) implica un vacío ante poder muy significativo. El Bajío está en contra del avance en estos temas” comentó.

Querétaro y Guanajuato son los estados en todo el país con menos causales, por lo que mencionó que en ellos existen menos posibilidades para penalizar un aborto, debido a que hay diversos tipos de aborto. 

“Desafortunadamente, esta mirada totalitaria y mirada fundamentalista muchas veces no aprende a mirar estos tipos de aborto, solamente lapidariamente dicen no al aborto y sin reflexionar que la única forma de evitar y abolir el aborto en el mundo es evitar los embarazos” expresó. 

En el estado de Querétaro mencionó que hay causales limitadas, a pesar de que en diferentes administraciones y legislaciones han trabajado para despenalizar el aborto. 

De los artículos 136 al 142 del Código Penal del estado de Querétaro se  sigue considerando como un delito, mientras que no es penado cuando el aborto es por un embarazo que es producto de una violación. 

“Tendríamos que tener bien claro que el aborto es espontáneo, nunca tendría que ser criminalizado, pero desafortunadamente con el ruido que todavía produce la palabra sabemos que en algunos casos hay mujeres que llegan con complicaciones y son cuestionadas y se trata de criminalizarlas” concluyó.