Sara Canseco Brena, 43 años, abogada y en proceso de preparación para concursar por un cargo de jueza, emprendió un nuevo camino al conocer, hace dos meses, que enfrenta un cáncer de seno. FOTO: SEM MÉXICO.

Oaxaca, México, octubre (SEMlac).- Sara Canseco Brena, 43 años, abogada y en proceso de preparación para concursar por un cargo de jueza, emprendió un nuevo camino al conocer, hace dos meses, que enfrenta un cáncer de seno.


A través de un video que compartió en YouTube da a conocer cómo han sido sus dos últimos meses, cuando descubrió que tenía una bolita en el seno izquierdo. Frente a la cámara de su celular, dice que no es para tener seguidores ni suscriptores, “es para acompañarnos, para resolver nuestras dudas y también para que lloremos juntas”.


Todo ha sido rápido, no hubo tiempo de deprimirse, una cosa llevó a otra, de una especialista a otro. Llegó a tener miedo, a veces llora en el silencio de la noche, pero asegura que por su mente no pasó darse por vencida. “No sé si fue Dios o las personas queridas que tengo arriba las que me mandaron la mejor de las vibras y la fortaleza necesaria para que lleve a cabo todo este proceso de la mejor manera”.


Ese mismo día, tras descubrir “la bolita” en su seno, Sara Canseco Brena acudió a su ginecóloga, quien le dijo que era necesario un ultrasonido, donde resultó que no era una sino dos las bolitas y que había sospecha de malignidad. Después acudió a un oncólogo donde siguió una mastografía, un ultrasonido, una resonancia magnética… El resultado es que, además de las dos bolitas, estaba comprometido un ganglio de su axila izquierda. Después se realizó una biopsia, que sí le dolió, aclara.


Una semana más tarde, Sara Canseco Brena conoció los resultados de patología. Ahí leyó la palabra carcinoma, “no soy médica, pero sé lo que significa”. En ese momento, dice sintió miedo y supo que no se quería morir, pensó también que eso no le podía estar pasando a ella.


Sara Canseco Brena es mamá de dos jóvenes estudiantes universitarios y de una pequeña niña por quienes hará frente al padecimiento, también destaca el papel que su compañero de vida juega al abrazar con ella este nuevo período que le toca enfrentar.


El 18 de septiembre fue sometida a una mastectomía radical, un tratamiento agresivo, como le dijo su médico, pero la única forma de erradicar el padecimiento. Al día siguiente, ella misma pidió que la llevaran a su casa, con su familia.


Más adelante, anuncia vendrán otros tratamientos de radioterapia y quimioterapia.


La vida no se acaba cuando esto nos sucede, dice Sara Canseco en su video a otras mujeres que como ella enfrentan el Cáncer de Mama. Cierto, dice, cuando te quitan un seno te sientes mutilada, incompleta, me veo rara…pero quiero decirles que la vida sigue, no se acaba.


Su madre, Sara Brena Jiménez, afirma por separado que su hija es una magnolia de acero, fuerte y con mucho carácter, que saldrá adelante.

Octubre, mes del cáncer de mama
En México y en el mundo, octubre es considerado el mes del Cáncer de Mamá, una de las principales causas de muerte de mujeres, según el Instituto Nacional de Salud Pública, que señala que en 2019, por cada 100.000 mujeres de 20 años o más se reportaron 35,24 casos nuevos de cáncer de mama. A nivel nacional, la tasa de mortalidad por cáncer de mama es de 17,19 defunciones por cada 100.000 mujeres de 20 años o más, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).


En 2020, el gobierno federal reportó que hubo un aumento de casos en los últimos tres años y señala, entre las razones, el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por la tardanza en la búsqueda de atención médica luego de que una mujer presenta un posible síntoma de cáncer de mama, o por la demora en el sistema de salud, particularmente al dar el diagnóstico definitivo.