Ifigenia Martínez y Hernández. FOTO: SEM MÉXICO.

México, octubre (SEMlac).- Con un llamado a la unidad de las mexicanas y mexicanos porque aprendimos a “entendernos y no matarnos por nuestras diferencias” parafraseando al apóstol de la Reforma Melchor Ocampo, la maestra senadora Ifigenia Martínez y Hernández propuso la creación de un Consejo Económico, político y plural para la recuperación, rescate y renovación del sistema económico nacional.


La economista y política como ella misma se definió, en un abierto apoyo a la reforma eléctrica del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, dio detalles de los 10 puntos del órgano colegiado que integrará el Consejo que impulsará en el Senado de la República, en la ceremonia en la que recibió la medalla Belisario Domínguez.


Antes, en su opinión, hay “que volver ampliar las acciones del estado otorgando las disposiciones que actualmente limitan o perjudican a empresas productivas del país”.


“Los argumentos de la libre concurrencia y la competitividad heredada de los gobiernos neoliberales que debilitaron al estado integraron un marco constitucional ilegal que es imperativo actualizar y rectificar en procesos que ya se han iniciado con las iniciativas para fortalecer el carácter nacional y público del sector energético, sin perjuicio de la participación privada complementaria adecuada regulada y justamente retribuida”.


Consideró que debe existir un órgano plural con representación de todos los sectores sociales del país, trabajadores, empresarios, académicos, y servidores públicos que en forma democrática cuantifique y evalúe un avance ordenado al desarrollo económico del país.


Dijo que el órgano colegiado está diseñado para impulsar un nuevo pacto nacional político, económico y social sobre cada uno de los pilares de la cuarta transformación.


Habrá de elaborar leyes para propiciar una mayor igualdad social, aumentando los ingresos de las clases marginadas y disminuyendo la concentración de la riqueza y la separación del poder económico del poder político.


Establecer más “rigor administrativo” para la recaudación tributaria, un sistema progresivo de impuestos comprometidos con el federalismo, la implantación de un impuesto a la riqueza y otras formas de gravamen a los ingresos personales excesivos, sin aumentos al Impuesto sobre la Renta a las empresas, sobre todo a las de nivel medio e intermedio para procurar su expansión.


La economista manifestó que en el Senado quiere contribuir a la recuperación, rescate y renovación de nuestro sistema económico nacional, eliminando las enormes desigualdades que ocasionan la concentración de la riqueza y la dispersión de la pobreza, causante también de la emigración forzada de miles de mexicanos.


Como luchadora política se mostró orgullosa de haber formado parte de la Corriente democrática que en 1987 participó al lado de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo y la definió como un parteaguas en la historia política del país.


A 30 años de la Corriente Democrática y con el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, expresó: “contamos con un gobierno democrático de izquierda transformadora, que es un logro mayúsculo para la nación”.


En la antigua sede del Senado, la legisladora por Morena de 91 años se sumó el pasado jueves a la lista de las siete mujeres en recibir la Medalla de Honor Belisario Domínguez en su edición 2021, y abrió brecha para que más mujeres tuvieran participación activa en la administración pública y en la política. Autora de múltiples publicaciones, entre ellas su célebre libro: “La Distribución del Ingreso en México”, convirtiéndose en la primera economista mexicana en escribir sobre dicho tema en toda América Latina.


También fue la primera mexicana egresada de la Universidad Harvard con una maestría, y la primera mujer en dirigir la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la que fue egresada cuando era Escuela de Economía.


Fundadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), con Cuauhtémoc Cárdenas y se desempeñó como la primera senadora de un partido de oposición. Ifigenia Martínez fue diputada por el PRI, PRD y el Partido del Trabajo, embajadora de México en Nueva York ante la Organización de las Naciones Unidas, y miembro de la comisión consultiva de política exterior en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).


Con la ausencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, la entrega de la presea a Ifigenia Martínez Hernández reunió los actores políticos del poder legislativo y judicial.


El secretario de Gobernación Adán Augusto López acudió en representación del Ejecutivo, la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero le entregó la presea y estuvo presente el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.