Dubái, 1 oct (EFE).- La Expo Dubái 2020 quedó hoy abierta al público, con una afluencia limitada de visitantes debido a la pandemia que pospuso el evento un año y de cuya evolución en los próximos meses dependerá el éxito de este gran evento con el que Emiratos Árabes Unidos (EAU) busca relanzar su economía y su imagen internacional.

Los organizadores esperan 25 millones de visitas en los próximos seis meses y este viernes se podían ver a decenas de personas, sobre todo emiratíes y árabes, haciendo cola en los pabellones más llamativos del recinto, que cuenta con áreas sombreadas y espacios que tratan de dar un respiro bajo el sol abrasador.

Sin duda, el pabellón del anfitrión fue uno de los más concurridos y en él se puede explorar la historia de EAU, que este año celebra el 50 aniversario de su fundación, así como la visión de futuro del país del golfo Pérsico, que gracias a su riqueza en petróleo se ha convertido en uno de los más modernos del mundo en tan sólo medio siglo.

Santiago Calatrava diseñó el pabellón, inspirado en un majestuoso halcón, símbolo nacional de EAU, cuyas alas cubren el edifico principal, que recoge los elementos de una carpa beduina tradicional como “un reconocimiento a la vida en el desierto y a las soluciones locales sostenibles vinculadas a ella”, explicó el estudio del arquitecto en un comunicado.

De hecho, la primera sala que recibe a los visitantes tiene dunas de arena reales, que casi todos quieren tocar, mientras que en la zona al aire libre hay palmeras y cursos de agua que recuerdan un oasis.

Es el pabellón más grande de la Expo2020, con un área de 15.000 metros cuadrados y una altura de 27,8 metros de altura, y posee 28 “alas” móviles que se abren en ángulos de entre 110° y 125°, debajo de las cuales hay paneles solares que alimentan el edificio, según el estudio Calatrava.

LIMPIEZA DE IMAGEN

Los esfuerzos de las autoridades emiratíes no han podido evitar la polémica en torno a la Expo2020, que llevó recientemente al Parlamento Europeo a pedir la adopción de medidas contra los responsables de “graves violaciones de los derechos humanos en EAU” e incluso a boicotear el evento universal.

Hoy mismo, Human Rights Watch (HRW) denunció que las autoridades “están usando la Expo2020 para promover un imagen pública de apertura que contradice los esfuerzos del Gobierno para evitar que se supervisen las violaciones flagrantes y sistemáticas de derechos humanos” en el país.

La ONG defensora de los derechos humanos recordó que los críticos son “arrestados de forma rutinaria” y a los representantes de la ONU, periodistas, académicos e investigadores se les niega el acceso al país, donde la censura es algo habitual.

EAU y Dubái en concreto ofrecen una imagen progresista y tolerante, respecto a otros vecinos del golfo Pérsico y de Oriente Medio, y ha logrado convertirse en el primer país árabe y musulmán que hospeda una exposición universal.

En el marco de esta campaña de imagen, los organizadores han hecho un pabellón de la mujer, en el que se promueve la igualdad de derechos y el papel de las féminas en todo el mundo y de algunas árabes destacadas, como la marroquí Fatima al Fihri, que fundó la universidad árabe más antigua en el siglo IX en la ciudad de Fez.

SOSTENIBILIDAD, MOVILIDAD Y OPORTUNIDAD

La Expo2020 se divide en estas tres áreas temáticas, estructuradas en torno a la plaza de Al Wasl (el encuentro, en árabe), cubierta con una cúpula que recuerda a la de una mezquita y que será el escenario de las principales actividades en los seis meses que dure el evento.

Todas sus instalaciones y servicios buscan ser sostenibles, pero al mismo tiempo atractivos y modernos, como el metro que ha sido construido para transportar a los visitantes al Centro de Exposiciones de Dubái, ubicado a una media hora del centro de la ciudad, caracterizada por sus rascacielos y por su consumo energético.

La covid-19 supone un reto para la organización, no tanto por las medidas preventivas (certificado de vacunación o PCR y mascarillas son obligatorios para acceder a la Expo2020), sino más bien para lograr atraer a millones de personas de todo el mundo.