San Juan, 30 sep (EFE).- Propietarios y autoridades locales promocionan el área de Port Antonio, localidad del noreste de Jamaica, con motivo del estreno este jueves en varios países del mundo de “No Time to Die” (Sin tiempo para morir), la película número 25 de James Bond protagonizada por el británico Daniel Craig.

Uno de los establecimientos que más ha aprovechado el estreno de la película es el hotel Geejam en Port Antonio, donde los miembros del elenco y el equipo de la película de James Bond pasaron seis semanas alojados durante el rodaje de la película en la primavera de 2019.

El establecimiento se promociona como una propiedad famosa dentro de un destino cinematográfico de primer nivel para la grabación de películas como es la isla caribeña de Jamaica.

“No Time to Die” se estrena este martes en países como India, Estados Unidos, Japón, Corea, Brasil o Alemania y las autoridades locales quieren aprovechar para promocionar a Jamaica como destino turístico, un sector esencial para la economía de la isla muy deteriorado a causa de la covid-19.

El equipo de grabación de James Bond filmó gran parte de la película en Port Antonio, la pintoresca capital de la parroquia (una de las divisiones geográficas de Jamaica) de Portland.

En la película se capturan los colores de colinas verdes y las playas de arena blanca, un reclamo que el sector turístico de Jamaica no quiere dejar escapar.

Pero quizás nadie esté más feliz de ver el estreno de la película que el empresario Eustas “Piggy” Lindsay, quien recibió el apoyo del elenco y el equipo de grabación de James Bond al acudir cada noche a este modesto restaurante.

“Nuestro momento culminante fue cuando el equipo de James Bond comenzó a venir noche tras noche para comer nuestro pollo”, dijo hoy a medios locales el empresario, que espera que ello sirva de reclamo para atraer turistas, tanto a nivel local como internacional.

“Todo el equipo de filmación solía pasar un rato aquí después del rodaje de “No Time to Die” en 2019, lo que le dio al lugar mucha publicidad, especialmente en la prensa extranjera”, subrayó el pequeño empresario.

La tragedia golpeó al restaurante cuando fue arrasado por el fuego, destruyendo congeladores y cocina, dejando sin trabajo a los 15 miembros del personal.

Craig, el resto del reparto y el equipo de filmación de James Bond acudieron al rescate y contribuyeron con 35.000 libras esterlinas (47.000 dólares) a los esfuerzos de reconstrucción del restaurante.

“Todos estaban extremadamente tristes al enterarse del incendio y querían hacer algo para ayudar a reconstruirlo. Fue un gesto encantador”, dijo Lindsay.

El lanzamiento de “No Time to Die” se reprogramó tres veces desde la fecha original prevista de abril de 2020, ya que los cines se vieron obligados a cerrar sus puertas debido a la pandemia de la covid-19.