San Juan del Río, 20 Septiembre 2021.- Después de que se registraran inundaciones en los municipios de Tequisquiapan y San Juan del Río debido al incremento del agua en la presa Centenario y el Río San Juan, el gobernador del estado informó que continuarán aplicando el plan DN III en conjunto con la Guardia Nacional y el Ejército.

“Trabajamos de manera coordinada en la aplicación del Plan DN III, en plena coordinación con la Guardia Nacional y el Ejército, a fin de salvaguardar la integridad física y patrimonial de las familias” dijo.

Por ello, Francisco Domínguez reiteró que debido a las inundaciones, tanto el gabinete como las diferentes áreas de gobierno ya se encuentran trabajando, además de que reiteró que continuarán manteniendo canales de comunicación para apoyar a los municipios en las inundaciones.

“Ante la contingencia generada en los municipios de Tequisquiapan y San Juan del Río por la creciente de la presa Centenario y el Río San Juan, mi gabinete de seguridad y todas las áreas de gobierno de Querétaro mantienen canales de comunicación permanente con los distintos órdenes de gobierno” señaló.

Por ello, manifestó que continuarán brindando el apoyo humano y material a las personas que se vieron afectadas por las inundaciones, tanto en el municipio de San Juan del Río como en Tequisquiapan.

“He instruido se brinde todo el apoyo humano y material; en cuanto sea posible, se levantará un padrón puntual de las afectaciones en ambos municipios. Por ahora, permanezcamos fuertes y unidos” comentó.

Mientras tanto, desde la  presidencia municipal de San Juan del Río, Guillermo Vega informó que todas las personas afectadas pueden  acudir con sus familiares al albergue recién habilitado en el anexo de la  Cecuco

“Se solicita la población de estos lugares que atienda las indicaciones de los cuerpos de emergencia. Se les recomienda acudir con un familiar fuera de la zona de riesgo o trasladarse al albergue en el Cecuco” dijo.

Finalmente, el presidente municipal de Tequisquiapan, Antonio Mejía informó que las clases presenciales y actividades de la zona afectada  serían suspendidas con el fin de no exponer a los estudiantes.