En medio de los festejos por la independencia de México, el Gobierno de este país aprovechó para hacer un llamado a Estados Unidos para acabar con la política de bloqueo contra Cuba.

Ciudad de México, 17 sep (EFE).- En medio de los festejos por la independencia de México, el Gobierno de este país aprovechó para hacer un llamado a Estados Unidos para acabar con la política de bloqueo contra Cuba, y reiteró el apoyo a la isla que ha resistido por más de seis décadas la política de agravios.

Durante los festejos por los 211 años del inicio de la Independencia y ante la polémica visita del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, invitado especial de López Obrador, el mandatario mexicano, pidió “respetuosamente” a su homólogo estadounidense Joe Biden, a acabar “para siempre” con la política de agravios contra la isla.

“Porque ningún Estado tiene derecho a someter a otro pueblo, a otro país”, dijo.

En su discurso, que se da en la víspera de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará este sábado en Ciudad de México, López Obrador reconoció que Cuba ha sabido “defender con dignidad su derecho a vivir libres e independientes” al no permitir la injerencia de Gobiernos extranjeros en sus asuntos internos.

Destacó que se puede estar de acuerdo o no con la revolución cubana y con su Gobierno, “pero el haber resistido 62 años sin sometimiento es una indiscutible hazaña histórica”.

Señaló que para la reconciliación entre los pueblos se deben hacer a un lado los intereses electorales o partidistas.

“Hay que dejar atrás resentimientos, entender las nuevas circunstancias y buscar la reconciliación. Es tiempo de la hermandad y no de la confrontación”, apuntó.

Recordó las palabras del expresidente estadounidense George Washington sobre que ninguna nación debe aprovecharse “del infortunio de los pueblos” y agregó que se “ve mal” que el Gobierno de EE.UU utilice el bloqueo para evitar el bienestar del pueblo de Cuba.

Esta no es la primera vez que el mandatario mexicano se pronuncia contra el bloqueo a la isla pues es un tema que se ha convertido en recurrente en sus discursos desde las históricas protestas iniciadas en la isla el 11 de julio contra el Gobierno de Miguel Díaz-Canel.

Incluso, ha calificado de “medieval” e “inhumano” el bloqueo de Estados Unidos a Cuba, al argumentar que la crisis que padece la isla se debe a esta política.

Además, el pasado 24 de julio, durante su discurso ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), López Obrador pidió declarar a Cuba “patrimonio de la humanidad” por “resistir” frente a Estados Unidos, situación en la que insistió este jueves.

BLOQUEO CRIMINAL

Por su parte el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien fue invitado especial de López Obrador en los festejos de los 211 años del inicio de la Independencia mexicana, afirmó que su país sufre “los embates de una guerra multidimensional, con un bloqueo criminal recrudecido oportunistamente”.

El mandatario cubano dijo que bajo el fuego de esa “guerra total”, la solidaridad de México con Cuba ha despertado admiración y agradecimiento profundo.

Asimismo, agradeció la invitación para participar en el desfile militar y resaltó la solidaridad de México a través de los años.

Destacó que México fue el único país de América Latina que no rompió relaciones con Cuba cuando fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1962.

“Cuba recordará siempre sus expresiones de apoyo, su permanente reclamo por el levantamiento del bloqueo y porque se convierta el voto anual de Naciones Unidas en hechos concretos, algo que su país ha cumplido de forma ejemplar para con nuestro pueblo”, dijo Enfatizó que el lazo entre ambos países es una muestra genuina de cariño y respeto.

En días recientes, la visita de Díaz-Canel levantó polémica entre los políticos de oposición en México, quienes hicieron críticas contra López Obrador por invitar al país a un presidente que identifican con el comunismo, pero también por la represión violenta del Gobierno cubano tras el estadillo social en julio pasado.

No obstante, López Obrador defendió la visita del mandatario cubano al argumentar que es parte del “trato igualitario” que se ha dado a otros jefes de Estado que han sido parte de otras celebraciones por los 700 años de la fundación México-Tenochtitlan, los 500 años de la conquista de Hernán Cortés, ahora rebautizada como “resistencia indígena”, y los 200 años de la independencia del país.