Juan Soler abrió su corazón durante una de las secciones del programa Sale el Sol y confesó que a pesar de estar en buenos términos con su exesposa Maki, su divorcio es algo que le va a doler siempre.

Mientras era cuestionado sobre las situaciones más fuertes que ha experimentado, el actor dijo: “La muerte de mi padre fue lo más duro que enfrenté en mi vida, estuve tremendamente deprimido, fueron dos años feos, muy feos, mi familia viajó a Miami y durante dos años no vi a mis hijas, las veía esporádicamente, estaba trabajando en la novela, durante 4 meses no vi a mis hijas”.

Sin embargo, al recordar su truene con Maki Moguilevsky, el argentino explicó que sus costumbres no le permiten superar su separación.

“Yo vengo de una familia muy conservadora, yo soy un conservador de hecho y yo si lo voy a llevar toda la vida, hubo acontecimientos en el medio que no lo permitieron, pero yo creo que eso va a doler toda la vida, porque cuando uno fracasa en un proyecto personal y más que eso involucra el compromiso de vida, creo que eso es algo que no se va a superar nunca, puedes buscar otro camino, pero tú sabes que ese camino ya se rompió”, declaró.

En contraparte, Maki reveló en una reciente entrevista que a ella le ha ido excelente tras su separación con el padre de sus hijas.

“A mí me fue muy bien, Juan es muy generoso conmigo y yo tengo una vida espectacular. Pero él perdió, él salió perdiendo. Siempre hay uno que sale perdiendo, yo no perdí nada, tengo mi vida como si siguiera con él y se lo agradezco y por eso lo digo, porque se merece que yo lo diga”, dijo la actriz en entrevista para el programa Netas Divinas.