Luis Felipe Zamudio Burgos indicó que ingresará quejas contra los presuntos discursos de odio en contra de la Diócesis de Querétaro.

Querétaro, 30 Agosto 2021.- El director del Centro de Orientación Integral de personas con VIH/SIDA (COIVIHS) en Querétaro, Luis Felipe Zamudio Burgos, indicó que ingresará quejas contra los presuntos discursos de odio en contra de la Diócesis de Querétaro.

Esto, ante el Instituto Municipal para Prevenir y Eliminar la Discriminación (INMUPRED), así como ante el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (CONAPRED); por alentar a la población a discriminar a las personas por su orientación sexual.

El también activista de la comunidad LGBT+ sostuvo que se han identificado discursos, una en septiembre de 2020 y otra en julio de 2021, donde el vocero de la iglesia católica, Martín Lara Becerril, respaldaba los dichos de la diputada local acusada en su momento de discursos de discriminación, Elsa Méndez.

“Evidentemente, como es una figura pública, el vocero y la diócesis de Querétaro, , un líder de una institución religiosa reglamentada por una ley federal de cultos religiosos incitan a la discriminación y al odio hacia personas LGBT. Por eso es que identificamos estas situaciones y no quisimos dejar pasar por segunda vez esto que sucedió”, enfatizó.

Zamudio Burgos consideró que la Iglesia Católica tiene derecho y la facultad para que en sus estatutos reconozcan el matrimonio entre hombres y mujeres, no entre personas del mismo sexo; lo cual señaló que no está en discusión.

Sin embargo, resaltó que se incitó a la gente a discriminar al señalar que la iglesia católica no reconocería a los matrimonios igualitarios, por lo cual se viola normativas nacionales e internacionales, donde se señala la no promoción desde los cultos religiosos la discriminación.

En caso de que se acredite dicha conducta, indicó el activista, a nivel nacional se podrían iniciar investigaciones y un posible exhorto público a que eviten este tipo de mensajes; y a nivel local, indicó que se promovería una conciliación.

Con ello, se podría solicitar que se imparten talleres de sensibilización al interior de la diócesis de Querétaro, para que se generen discursos sin odio; por lo que no habría sanciones administrativas.

“No tenemos ahorita prevista una acción legal, pero también se podría proceder, porque estamos hablando de un incumplimiento a la Ley de Cultos Religiosos.

Tomando en cuenta que el contexto queretano, donde la mayoría de la población ejerce la religión católica, imaginémonos pues la discriminación social que se está fomentando”, concluyó.