La literatura es crucial en tiempos de adversidad y cuando reina la incertidumbre trasciende más allá del tiempo, afirmó este viernes la escritora chilena Diamela Eltit. FOTO: EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda.

Guadalajara (México), 27 ago (EFE).- La literatura es crucial en tiempos de adversidad y cuando reina la incertidumbre trasciende más allá del tiempo, afirmó este viernes la escritora chilena Diamela Eltit tras ganar el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021.

“Siempre la literatura ha sido crucial en tiempos adversos, ha leído esos tiempos, ha pensado esos tiempos, ha ido más atrás y más adelante de su tiempo, no necesariamente la literatura es crónica o periodismo sino también es unir eventos”, dijo en un encuentro virtual con medios tras el anuncio del fallo del galardón, que se otorgará durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Para la narradora, catástrofes como el hambre, la violencia o la no equidad forman parte de la literatura, que “ha resistido estos y todos los embates del mundo”.

Eltit (Santiago de Chile, 1949) fue elegida entre 71 candidaturas por “la profundidad de su escritura única, que renueva la reflexión sobre la literatura, el lenguaje y el poder en el cambio de siglo”, según anunció este viernes en una conferencia de prensa la portavoz del jurado, Lorena Amaro.

La narradora recordó que en 1991 fue ella quien ayudó a contactar a su amigo Nicanor Parra cuando el antipoeta obtuvo el entonces Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

Eltit es la primera mujer chilena y la segunda escritora de ese país en obtener este galardón, un hecho que habla de la “paridad” entre hombres y mujeres, un estadío que tendría que ser una constante en la literatura, consideró.

“Pienso que se unió poesía y narrativa y que hay una equidad en este premio entre hombres y mujeres. No dejo de pensar que debería ser el horizonte literario que debemos tener, un horizonte literario no biológico, sino cultural, donde los textos habiten las plataformas de la escritura”, dijo en una videollamada.

LARGA (Y COMBATIVA) TRAYECTORIA

La autora, conocida por haber formado parte del Colectivo de Acciones de Arte fundado durante dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y por su militancia feminista consideró que pese a su larga historia en la defensa de los derechos de las mujeres, Chile no ha logrado una real paridad de género.

“Tenemos que pensar que hay muchos dilemas que siguen vigentes, las mujeres siguen su ruta, pero es una ruta desigual, es una larga tarea, no es simple. La Convención constituyente (que redacta la nueva carta magna) es paritaria, pero el país no es paritario”, denunció.

CONEXIÓN MEXICANA

Eltit aseguró que siente una profunda conexión con México, país que ha recibido a exiliados españoles, chilenos y argentinos, además de ser el primer lugar que visitó tras la llegada de la democracia en Chile y que le dejó una sensación “liberadora”.

“México para mí es un lugar sagrado por todos esos elementos que están desde lo plural de sus grupos originarios. Su historia antigua, sus ciudades extraordinarias y la cultura que nunca ha dejado de estar presente y que ha sido estimulada por los propios mexicanos”, detalló.

Sus visitas a territorio mexicano la llevaron a conocer a escritoras como Marta Lamas, Elena Poniatowska y Margo Glantz, pero fue Juan Rulfo “un referente para pensar estéticas” y un ejemplo de que lo popular “adquiere una dimensión extraordinaria a partir de las poéticas”, aseguró.

La escritora es una de las más reconocidas en su país con una amplia obra que incluye novela, crónica y ensayo y que comenzó con “Lumpérica” (Las Ediciones del Ornitorrinco, 1983) y “Por la Patria” (Las Ediciones del Ornitorrinco, 1986) y se ha nutrido con “Mano de obra” (Seix Barral, 2002), “Fuerzas especiales” (Seix Barral, 2013) y “Sumar” (Seix Barral, 2018), entre otros.

Su obra ha sido reconocida con el Premio Nacional de Literatura de Chile, en 2018, y recientemente con el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria 2021, entre muchos otros galardones.

La narradora señaló que nunca ha esperado que su obra sea reconocida con premios, pues la escritura es, antes que todo, un espacio de libertad.

“Escribir para mí es un espacio de libertad, he podido salir de la vida cotidiana para ingresar a este territorio de la creatividad. (…) No necesito recompensas por eso, nadie me debe nada a mí, mejor dicho yo le debo mucho a la literatura”, expresó.

La chilena anunció que acudirá a recibir el premio a Guadalajara si las condiciones sanitarias de la pandemia por la covid-19 lo permiten.

El premio de la FIL, dotado con 150.000 dólares, será entregado el próximo 27 de noviembre en la inauguración de la XXXV edición de la FIL de Guadalajara, considerada la feria literaria más importante del mundo en español y que este año será realizada en un formato híbrido con Perú como país invitado de honor.